© 2019 ArgosIs-Internacional | Todos los derechos reservados.

Israel: Israel envenena sistemáticamente a un millón de menores palestinos

25/03/2020

 

ISRAEL… ARGOSIS: MARZO 20 DE 2020…

 

xTony Greenstein

 

Hace seis meses seis aldeas palestinas tenían agua corriente. El ejército de Israel, “el más moral del mundo”, puso fin a esa situación.

 

Si desea saber de qué se trata la caza de brujas del IHRA (Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto) y el antisemitismo del partido Laborista, entonces lea los tres artículos siguientes. La vida humana no es posible sin agua y es por eso que Israel está poniendo las mayores dificultades posibles para que los palestinos tengan acceso directo a agua limpia y corriente. La intención detrás del envenenamiento de las fuentes de agua palestinas, el robo del agua de sus acuíferos y la destrucción de las tuberías de agua que permiten la transmisión del agua es simple: el trasvase a los judíos. La malevolencia de Israel para que los palestinos no obtengan agua, de modo que se vean obligados a pagarla, tiene por finalidad la limpieza étnica. Pero si te atreves a decir esto Jon Lansman, Owen Jones y Jennie Formby te llamarán «antisemita». Es lo que se llama una “excusa».

 

La definición fallida de IHRA de «antisemitismo» da una explicación de «antisemitismo»:

 

“Hacer acusaciones mendaces, deshumanizadoras, demonizadas o estereotipadas sobre los judíos como tales o al poder de los judíos como colectivo como -especialmente pero no exclusivamente- el mito de una conspiración judía mundial o de judíos que controlan los medios, la economía, el Gobierno u otras instituciones sociales”. Uno de estos «mitos estereotípicos» sobre los judíos es que en la época medieval envenenaron los pozos de los no judíos. Según Wikipedia, «fue una de las tres acusaciones antisemitas más graves hechas contra los judíos durante ese período«.

 

No hay duda de que las acusaciones hechas contra los judíos en la Edad Media carecían de fundamento. Fue producto de la superstición, el antisemitismo cristiano y la necesidad de un chivo expiatorio para explicar, por ejemplo, la peste negra. Las acusaciones palestinas de robo de agua y envenenamiento son tratadas de “antisemitas” por el derechista Jerusalem Post de Israel debido a falsas acusaciones contra judíos en la Edad Media Sin embargo Israel no es un judío. Es un Estado colonial, “judío” solo en la medida en que los judíos tienen privilegios. También es un hecho documentado que Israel envenena pozos palestinos, agua y tierras de cultivo.

 

En febrero de 2015, el entonces Tesorero de la Junta de Diputados, Laurence Brass, vio un automóvil oxidado que los colonos habían empujado a un pozo palestino. Según el IHRA, Laurence Brass es antisemita, ¡por informar de lo que vio! Brass, que había hecho un viaje a Cisjordania, vio cosas que lo sorprendieron. Sin embargo fue criticado cruel y amargamente por haber hablado. Brass es un sionista liberal, miembro de Yachad con una casa en Israel. No es de izquierdas, sin embargo lo que describió debería haber llegado a la Junta como protesta en caso de haber tenido  algún sentido de ética y valores, en lugar de ver su papel como Sociedad de Solidaridad Israelí. En cambio, Brass se vio obligado a renunciar. Como demostró el caso de Laurance Brass, no puede oponerse al trato racista de Israel a los palestinos y seguir siendo un funcionario de la Junta de Diputados.

 

Brass describió al Jewish Chronicle en un artículo, el tesorero de la Junta de Diputados “sorprendido” por la visita a Cisjordania,  su experiencia en Susiya: “El portavoz de la aldea nos dijo que estaba muy preocupado ante la posibilidad de que los colonos atacaran a los niños palestinos locales en su camino a la escuela. «Apenas 48 horas después de que nos fuésemos, una niña de seis años de la aldea vecina de Atuwani fue ingresada en el hospital con heridas en la cabeza después de ser lapidada en su camino a la escuela, tal como nos habían advertido. «Me sorprendió que este tipo de comportamiento no sea controlado por las FDI». Brass agregó que el recuerdo permanente de su visita sería «la vista de un viejo auto oxidado arrojado al pozo del pueblo, evitando así que los lugareños tengan agua dulce». “Tampoco sabía anteriormente que, en la mayoría de las señales de tráfico en el área, las palabras en árabe se han borrado deliberadamente. Tampoco había apreciado previamente el número cada vez mayor de puestos de avanzada de colonos que han surgido en toda el Área C, que, aunque es ilegal, nadie parece dispuesto a evitarlo”.

 

Brass dijo:

 

“La existencia miserable de los aldeanos palestinos que conocimos permanecerá conmigo por mucho tiempo. Era difícil conciliar que estábamos celebrando el festival de la libertad mientras aquellos aldeanos sobrevivían en un entorno tan miserable. Regresé muy deprimido».

 

Sin embargo el lobby de Israel, personas que como Luke Akehurst, reciben grandes salarios, defienden este comportamiento. Su argumento es que es «ilegal» construir tuberías de agua. Es extraño que no se procese a los colonos judíos. ¡Más extraño aún, el ejército israelí nunca entró en un asentamiento y destruyó sus tuberías de agua! Los propagandistas sionistas como  Gerald Steinberg  de la ONG semifascista  Monitor y el exdiputado laborista  Eric Moonman  atacaron a Brass por hablar. Porque  si te atreves a mencionar al “Lobby de Israel”, Jennie Formby, Lansman y su fiel portavoz Owen Jones, te acusarán de “antisemitismo” como lo hará Nareser Osei  (nareser.osei@newham.gov.uk), la despreciable mujer principal cazadora de brujas socialistas y simpatizantes palestinos en la sede de Southside del partido Laborista.

 

Al renunciar, Brass dijo:

 

«En los últimos seis años ha habido innumerables ocasiones en las que he estallado para criticar a la administración israelí, pero me he contenido. «Quiero estar liberado de las cadenas de cargos para contribuir al debate más amplio sobre el Medio Oriente, así como sobre los problemas políticos críticos que considero importantes aquí en casa». Llegamos a la situación absurda, como resultado de la falsa campaña de antisemitismo, ¡de que algo podría ser antisemita incluso si es verdad! La idea de que el antisemitismo se basa en la verdad es en sí misma antisemita, pero esa es la situación en la que la adopción del IHRA ha llevado al Partido Laborista.

 

Una excavadora israelí se dedica a destruir la infraestructura del agua: esta es la razón por la cual el ejército de Israel es “el más moral del mundo”

 

Destrucción de la infraestructura palestina del agua

 

¿Qué posible razón podría haber para que las fuerzas israelíes lleguen utilizando la fuerza, con equipos de excavación, a la aldea de Tuwani en las colinas del sur de Hebrón, para desenterrar tuberías financiadas por la Unión Europea que se han tendido para suministrar agua a seis aldeas y más de mil personas? Si desea saber por qué Israel es un Estado de apartheid, entonces todo lo que necesita hacer es contrastar las colonias con su suministro ilimitado de agua (robada) con la escasez de agua que experimentan las comunidades palestinas. De esto se trata realmente la campaña de antisemitismo de la Junta de Diputados. Después de todo la sección 3 (era) de la Constitución de la Junta en sus Objetivos, Propósitos y Poder contiene la siguiente cláusula:

 

“Tome las medidas apropiadas que se encuentren dentro de su poder para promover la seguridad, el bienestar y la existencia de Israel”. La “preocupación” de la Junta de Diputados sobre el antisemitismo es en realidad una ocupación y defensa de Israel de lo correcto o incorrecto. La Junta nunca ha criticado el racismo en Israel y menos aún la ideología sionista que lo justifica. Solo hay una pregunta que uno debe hacer, ¿qué tipo de Estado desarraigaría y destruiría las tuberías que llevan agua limpia a una aldea palestina? Es una medida de la falta de valentía de la Unión Europea, que en lugar de asumir el costo del equipo que destruyeron las subvenciones que le dan a Israel, continúan defendiéndolo como una «democracia».

 

Sin embargo debemos recordar que no solo los palestinos en los territorios ocupados sufren escasez de agua. La mitad de las aldeas árabes de Israel están “no reconocidas” y eso significa que no tienen alcantarillado ni ningún otro tipo de instalación, incluidas la electricidad y el agua corriente. ¿Podría pasar esto a una comunidad judía? Por supuesto que no. Israel es un Estado judío y por lo tanto TODAS las comunidades judías son reconocidas automáticamente. Este es el tipo de racismo visceral que el Partido Laborista defiende hoy en su lucha contra el «antisemitismo».

 

Tony Greenstein

 

Hace seis meses estos pueblos palestinos tenían agua corriente. Israel acabó con eso. Durante seis meses los aldeanos palestinos que viven en tierras de Cisjordania -que Israel considera un campo de tiro cerrado- vieron su sueño de hacer correr el agua. Entonces la Administración Civil le puso fin. El 13 de febrero de 2019, las fuerzas israelíes llegaron cerca de la aldea de a-Tuwani en las colinas del sur de Hebrón. Las fuerzas utilizaron equipos de excavación para desenterrar y destruir el tramo de tubería, que se colocó solo unos meses atrás y suministró agua a más de 1,000 palestinos. Los residentes dicen que, sin el sistema, «el agua se ha convertido en el mayor gasto de todas las familias». (Amira Hass, Ha’aretz, 22 feb 2019)

 

El sueño que se hizo realidad en forma de una línea de agua de dos pulgadas, era demasiado bueno para ser realidad. Durante aproximadamente seis meses 12 aldeas palestinas de Cisjordania en las colinas del sur de Hebrón disfrutaron de agua limpia y corriente. Eso fue hasta el 13 de febrero, cuando llegó personal de la Administración Civil israelí, acompañado de soldados y la Policía de Fronteras y un par de excavadoras. Las tropas desenterraron las tuberías, las cortaron, las partieron y observaron los chorros de agua que brotaban. Se desperdiciaron unos 350 metros cúbicos de agua. De una red de 20 kilómetros de largo (12 millas), la Administración Civil confiscó los restos y secciones de un total de aproximadamente seis kilómetros de tuberías. Los cargaron en cuatro camiones de basura estampados con el nombre del suburbio de Tel Aviv Ramat Gan en ellos. El trabajo de demolición duró seis horas y media. La construcción de la red de líneas de agua había llevado unos cuatro meses. Había sido un claro acto de rebelión civil en el espíritu de Mahatma Gandhi y Martin Luther King contra una de las prohibiciones más brutales que Israel impone a las comunidades palestinas en el Área C, la porción de Cisjordania bajo control israelí total. Impide que los palestinos se enganchen a la infraestructura hídrica existente.

 

Un poco de historia

 

Las cuevas urbanas en la región de la aldea Masafer Yatta al sur de Hebrón y las antiguas cisternas utilizadas para recoger el agua de lluvia confirman la afirmación de los residentes locales de que sus aldeas han existido durante décadas, mucho antes de la fundación del Estado de Israel. En la década de 1970 Israel declaró unos 30.000 dunams (7.500 acres) en el área de tiro 918. En 1999, en el marco de las negociaciones entre Israel y la Autoridad Palestina, el ejército expulsó a los residentes de las aldeas y demolió sus estructuras y cisternas de agua. El Gobierno afirmó que los residentes estaban invadiendo el campo de tiro, a pesar de que estas eran sus tierras y habían vivido en el área mucho antes de que Israel capturara Cisjordania.

 

Cuando el asunto fue llevado ante el Tribunal Superior de Justicia, el tribunal aprobó un retorno parcial a las aldeas, pero no permitió la construcción o conexiones a la infraestructura de servicios públicos. Los intentos de mediación fracasaron porque el Estado exigía que los residentes abandonaran sus aldeas, vivieran en la ciudad cisjordana de Yatta y fueran a pastar sus rebaños y trabajar sus tierras solo unos pocos días específicos al año. Pero los residentes continuaron viviendo en sus hogares, arriesgándose a redadas militares y acciones de demolición, incluida la demolición de instalaciones públicas como escuelas, clínicas e incluso baños. Renuncian a mucho para mantener su estilo de vida de pastores, pero no pueden renunciar al agua.

 

«La temporada de lluvias se ha acortado mucho en los últimos años, a solo unos 45 días al año», explicó Nidal Younes, presidente del consejo de aldeas Masafer Yatta. “En el pasado, no llenamos inmediatamente las cisternas con agua de lluvia, lo que permitía lavarlas y limpiarlas primero. Como la cantidad de lluvia ha disminuido, las personas almacenaron agua de inmediato. Resulta que el agua sucia dañó a las ovejas y al pueblo».

 

La gran pieza ausente del plan Kushner: el agua

 

Una razón por la que los palestinos rechazaron rápidamente el defectuoso plan de paz de Estados Unidos fue que no hace nada para abordar sus reclamos por los derechos de agua. (Keith Johnson, 4 de febrero de 2020). Entre muchos otros aspectos problemáticos del plan de paz de la administración Trump para Medio Oriente, una falla evidente es su falta de atención seria a la polémica cuestión de cómo dividir los preciosos recursos de agua entre israelíes y palestinos. Una de las muchas razones por las que el liderazgo palestino desestimó la propuesta fue que incluía una demanda de los palestinos de ceder la Cisjordania rica en agua y todo el Valle del Jordán a Israel.

 

 “Lo que me sorprendió cuando miré el plan es lo desprovisto que estaba de un contexto histórico. No hubo reconocimiento de los acuerdos pasados ​​que trataban sobre el agua o reconocimiento de los pasos que se habían implementado para permitir el intercambio de agua, o el reconocimiento de los derechos al agua», dijo Erika Weinthal, experta en política y conflictos por el agua de la Universidad de Duke. El acceso al agua ha sido durante décadas el núcleo del conflicto palestino israelí y de muchas tensiones regionales en general. La región árida tiene suministros limitados de agua que tienen una demanda cada vez mayor para la agricultura y el agua existente se comparte en gran medida a través de las fronteras nacionales, incluido el río Jordán y los acuíferos subterráneos críticos en Cisjordania y cerca de la Franja de Gaza. Esa geología y geografía ayudan a explicar por qué los conflictos por el agua han estado detrás de muchos de los enfrentamientos más agudos de la región durante siglos, e incluso milenios, desde la época en que los bíblicos Isaac y los filisteos lucharon por el acceso a los pozos de agua. Más recientemente el exprimer ministro israelí Ariel Sharon culpó al agua de provocar la Guerra de los Seis Días en 1967.

 

Desde 1967 el agua ha seguido siendo un aspecto altamente irritante en el conflicto palestino israelí, en parte porque Israel hizo del control del acceso al agua una piedra angular de su enfoque hacia los palestinos. Para los palestinos en Cisjordania el acceso al agua está absolutamente limitado, con impactos catastróficos en los agricultores, cuyos campos de agua de lluvia producen cosechas más pequeñas y menos valiosas que los exuberantes campos de sus vecinos ricos en agua. En la Franja de Gaza la situación es realmente grave: más del 90 por ciento del agua no es apta para el consumo humano y el único acuífero está siendo invadido por agua de mar.

 

 «El agua siempre se menciona como uno de los temas centrales del conflicto, no tan alto como Jerusalén o la cuestión de los refugiados, pero siempre ha sido uno de los temas centrales», dijo Clive Lipchin, director del Centro de Gestión de Aguas Transfronterizas del Instituto Arava de Estudios Ambientales en Israel. Por lo tanto, es extraño que no haya una discusión real de cómo compartir los recursos hídricos entre Israel y los palestinos en el plan propuesto el mes pasado por Jared Kushner, el yerno del presidente de los Estados Unidos Donald Trump. (Aunque dado que Kushner se negó deliberadamente a discutir algo de la historia de la región mientras trabajaba en el plan, puede que no sea tan sorprendente). El agua fue el tercero de los siete pilares principales del acuerdo de paz de 1994 entre Israel y Jordania, y el agua fue un parte central de los Acuerdos de Oslo de 1995, lo más cerca que las dos partes han llegado a finalizar un acuerdo que, eventualmente, vería la creación de un Estado palestino.

 

En contraste al agua se le asignó un solo párrafo en el plan de Kushner, justo después de los planes para construir un complejo turístico en el Mar Muerto. Décadas de peleas amargas sobre quién debería tener acceso a cuánta agua, y años de uso del agua por parte de Israel como una herramienta para reforzar la viabilidad de sus asentamientos en Cisjordania mientras estrangulan a los agricultores palestinos, se descartaron en el plan de la Casa Blanca: «Las partes trabajarán juntas de buena fe para gestionar los detalles con respecto a los problemas de tratamiento de aguas y aguas residuales«. El resto de los acuerdos relacionados con los derechos al agua y su asignación en los Acuerdos de Oslo siguen vigentes hasta el día de hoy. Pero el agua sigue siendo un tema candente entre israelíes y palestinos por dos grandes razones.

 

La primera, los compromisos de Oslo en el papel con respecto al acceso de los palestinos al agua nunca fueron consumados en el esperado acuerdo final. Eso ha dejado a Israel con el control final del acceso al agua de los palestinos, ya sea desde el valle del Jordán o desde el abundante acuífero de la montaña. Los nuevos pozos palestinos, por ejemplo, los sistemas de riego o las plantas de aguas residuales requieren la aprobación israelí, que casi nunca llega, dejando la infraestructura hídrica de los palestinos lamentablemente subdesarrollada en comparación con la de sus vecinos colonos. Según algunas estimaciones, los israelíes usan más del 80 por ciento del agua en Cisjordania, dejando solo una fracción para los palestinos. [En otras palabras, los colonos, que representan el 20% de la población, usan el 80% del agua – TG]

 

En segundo lugar, la crisis del agua solo se ha agudizado en los 25 años desde que se firmaron los acuerdos de Oslo. La población palestina ha crecido y con ella la demanda de agua, mientras que las asignaciones israelíes de derechos de agua acordadas en la década de 1990 apenas han cambiado, señaló Lipchin.

 

Es por eso que la propuesta de la Administración de Trump, que habla mucho de inyectar a la economía palestina a través de la inversión internacional y la creación de zonas manufactureras de alta tecnología, es discordante para muchos expertos. No tiene en cuenta los requisitos fundamentales que los palestinos en Gaza necesitan simplemente para encontrar agua limpia para beber y bañarse o que los agricultores de Cisjordania necesitan regar los cultivos que podrían proporcionar sustento. Si se implementara alguna versión de la propuesta de Trump, incluida la anexión de Israel de todo el valle del río Jordán, esas desigualdades en el agua solo crecerían. Weinthal ha escrito anteriormente sobre el agua-seguro, donde Israel controla el acceso al recurso vital para reforzar su propia seguridad y debilitar la de las comunidades palestinas.

 

«Este es un plan que continúa ignorando cualquier forma de diplomacia efectiva, manteniendo el agua y la infraestructura como rehenes del conflicto en lugar de priorizar las necesidades humanas básicas de la población palestina», dijo. «Finalmente, el agua es una necesidad humana básica y un derecho humano básico que no debe ser rehén del conflicto o que prioriza a una de las partes».

 

¿Podría la tecnología rescatar y poner fin a la antigua lucha por los pozos y el agua? En los últimos años Israel ha dado grandes pasos para reforzar su propia seguridad hídrica gracias a las grandes inversiones en plantas de desalinización, que convierten el agua de mar del Mediterráneo en otra fuente de agua dulce. El plan de Trump también habla de nuevas grandes inversiones de ambas partes en plantas de desalinización que podrían proporcionar amplios suministros de agua con el objetivo, tal vez, de esquivar la lucha por los valiosos recursos de agua subterránea y eliminar uno de los obstáculos para un acuerdo final.

 

Lipchin, del Instituto Arava, no lo acepta. Dijo:

 

«La desalinización nunca eliminará el agua como fuente de conflicto». Si bien es un hecho que en Israel el agua es mucho más segura debido a tecnologías que incluyen la desalinización, Israel nunca renunciará a sus derechos sobre los recursos naturales, siempre tendrá prioridad para el agua y siempre será considerado el regulador en cualquier crisis que pueda surgir».

 

La visión del plan de una Palestina próspera, pacífica y floreciente -incluso bajo la tutela de la seguridad israelí y con poco acceso al mundo exterior- es difícil de establecer con un Estado futuro que seguirá siendo totalmente dependiente de su vecino para acceder al agua, que es un reclamo legítimo, dijo Lipchin. El agua, tanto como el control sobre las fronteras y el espacio aéreo que también faltan en el plan Trump, es de lo que está hecha la soberanía.

 

 «Si estás hablando de un estado viable e independiente, obviamente necesitas tener control sobre tus recursos naturales», dijo. «¿Qué tipo de Estado será este?»

 

Keith Johnson es escritor senior en Política Exterior. Twitter: @KFJ_FP

 

Israel está envenenando sistemáticamente a un millón de niños palestinos

 

Gaza se ha vuelto «inhabitable» no debido a un desastre ecológico o la mala administración palestina de la tierra, sino porque Israel elige destruirla por todos los medios: envenenamiento, hambre, enfermedad, pobreza, negligencia médica e invasión, mientras el mundo permanece en silencio. (Lea esto para ver ejemplos de atrocidades, por Robert Inlakesh).

 

Ahora hemos entrado en 2020, el año en que los expertos de las Naciones Unidas (ONU) predijeron que Gaza se convertiría en un lugar en el sería imposible vivir. Pero la triste realidad no solo es que esos mismos expertos dijeron que en Gaza ya no se podría vivir en 2017, sino que ahora la población de dos millones de personas que reside en Gaza está bajo la amenaza real de genocidio. Sara Roy, del Centro de Estudios de Oriente Medio de la Universidad de Harvard, considerada la principal académica de la economía de Gaza, escribió que «los seres humanos inocentes, en su mayoría jóvenes, están siendo envenenados lentamente en Gaza por el agua que beben y probablemente por el suelo en el que plantan». Así que analicemos esa declaración, con base en los datos disponibles para nosotros.

 

Hechos sobre el terreno

 

La población de la Franja de Gaza es de más de dos millones de habitantes, de los cuales más del 50% son menores de 18 años. Según la ONU el noventa y siete por ciento del agua de Gaza no se puede beber y solo el 10% de la población de Gaza tiene acceso a agua limpia. Si tomamos estas estadísticas y las analizamos críticamente, eso significaría que, según estimaciones conservadoras, solo el 40% de los menores de Gaza está consumiendo agua apta para el consumo humano. Esto significa que los padres en la Franja de Gaza se ven obligados a tomar la decisión de permitir que sus hijos beban agua contaminada para que puedan sobrevivir. Israel, que ha impuesto un bloqueo ilegal a Gaza desde 2006 -aunque los propagandistas sionistas afirman que comenzó en junio de 2007, lo cual es incorrecto- está obligado por la ley internacional a proporcionar a Gaza la capacidad de mantenerse. Gaza no es un estado, no es un territorio soberano en sí mismo. Según la ONU Gaza constituye parte de lo que se llama territorios ocupados palestinos, con el foco aquí en la palabra «ocupado».

 

Según el IV Convenio de Ginebra, el derecho internacional exige a Israel que brinde a Gaza y Cisjordania la capacidad de mantener un entorno de habitabilidad. Israel argumentará, sin embargo, que Gaza específicamente no está ocupada, que se retiró en 2005. Sin embargo Israel aún controla el registro de la población, las entradas y salidas, todas las importaciones y exportaciones, la esfera electromagnética, las líneas de armisticio (lo que Israel llama la frontera), las aguas territoriales, el espacio aéreo y el monopolio de la electricidad en Gaza. Israel controla Gaza de principio a fin, lo que significa que, si bien Israel no declara una ocupación, es una anexión del territorio de facto.

 

Realidades impactantes

 

Más de 108.000 metros cúbicos de aguas residuales sin tratar fluyen hacia el Mediterráneo desde Gaza. Esto se debe a la falta de energía para la planta de desalinización de Gaza y la falta de material de construcción necesario para expandirse, lo que se debe a las políticas de Israel hacia el enclave costero asediado. La situación es tan grave que no solo el agua de mar de Gaza está muy contaminada, provocando muertes tan recientemente como el año pasado, sino también la planta de desalinización con sede en Askalan (Ashkelon) de Israel detiene periódicamente las operaciones debido a la contaminación, lo que demuestra que Israel está dispuesto a poner la purificación del 20% de su propia agua en peligro para castigar a la Franja de Gaza. El problema de la contaminación del agua también es una enfermedad. Gideon Grumberg, fundador y director de “Ecopeace” de Israel, dijo al Jerusalem Post en 2016 que Gaza es una bomba de relojería para el cólera y las epidemias de tifoidea. Desde entonces varios expertos han pedido reiteradamente un cambio en la falta de agua limpia de Gaza. Si no se realiza un cambio en 2020, Gaza podría convertirse en un semillero de enfermedades como pasa en Yemen, también debido a un bloqueo impuesto ilegalmente.

 

Más allá del problema del agua también hay muchos otros problemas que afectan a Gaza, todos los cuales se deben al asedio impuesto ilegalmente por Israel desde hace casi 15 años. Más del 80% de la población de Gaza depende de la ayuda alimentaria internacional para sobrevivir, con Israel aplicando una política de «poner a la población de Gaza a dieta», lo que implica que Israel cuenta la ingesta mínima de calorías para que la población de Gaza se mantenga con vida. Israel, por supuesto, controla la ayuda alimentaria que ingresa a la Franja de Gaza e incluso obtiene ganancias de ella. Las restricciones que Israel aplica a los alimentos que ingresan a Gaza también se utilizan como una herramienta política para castigar a los palestinos por sus actos de resistencia contra Israel.

 

Las estimaciones conservadoras, según las Naciones Unidas, también indican que la tasa de desempleo juvenil de Gaza está cerca de alcanzar el 70%, con una tasa general de desempleo registrada de alrededor del 50%. Israel también ha bloqueado repetidamente a los pacientes de cáncer palestinos para que no entren a Israel para recibir un tratamiento que les salve la vida. No solo esto, sino que, debido a la falta de energía en Gaza, los monitores cardíacos y las máquinas de rayos X no son confiables. En el primer semestre de 2019 el Ministerio de Salud de Gaza, que tiene un presupuesto regular de $ 40 millones al año, solo tenía 10 millones de dólares en suministros disponibles y en julio (2019) hizo una advertencia de una escasez sin precedentes de medicamentos e insumos médicos. Según la Organización Mundial de la Salud, 39% de las solicitudes de Gaza para pacientes con cáncer para salir de la Franja bloqueada en 2018 fueron denegados.

 

La población de Gaza está sometida a las aguas residuales que inundan regularmente, después de la lluvia, las calles y causan enfermedades, especialmente entre la población más pobre. Incluso los más acomodados financieramente, de la población de Gaza, algunos de los cuales residen en áreas como la ciudad de Gaza (noreste de Gaza), están perdiendo su riqueza. Específicamente, los residentes del área de al-Rimal, quienes muchos consideran que viven en una zona de prestigio, tienen que huir a lugares como Estambu, o convertirse en refugiados en el extranjero y están perdiendo los activos de sus familias debido a la falta de ingresos. Actualmente Gaza sobrevive con unas pocas horas de electricidad por día. Esto se debe al hecho de que Israel puso un límite a la cantidad de electricidad que permite a Gaza, así como al hecho de que Israel ha bombardeado y destruido la red y las centrales eléctricas de Gaza, en varias ocasiones. La única planta de energía, parcialmente destruida por los bombardeos en Gaza, también se encuentra en un estado semioperativo debido al corte de combustible diesel de la Franja a principios de 2018, después de que la Autoridad Palestina dejase de pagar el combustible.

 

A partir de febrero de 2018 la Franja de Gaza ha estado en «estado de emergencia». Soportando, desde el comienzo del asedio, ocho masacres ofensivas militares a gran escala por parte de Israel, con cientos de bombardeos más pequeños en los intervalos. Un joven de 17 años en Gaza habría experimentado una ocupación interna israelí, un asedio cada vez más intenso durante 15 años, ocho masacres a gran escala, cientos de otros ataques, tres guerras, el zumbido constante de aviones no tripulados, la muerte de amigos y familiares, temporal o permanente, desplazamientos y la lista sigue y sigue. Para colmo de males, cuando el pueblo de Gaza manifestó por medio de miles en marchas no violentas por el retorno, a partir del 30 de marzo de 2018, el mundo lo ignoró y no hizo nada para detener a Israel por el asesinato de más de 330 manifestantes desarmados y la lesión de aproximadamente 40.000 más. Hasta ahora las manifestaciones continúan semanalmente y ningún soldado israelí ha muerto o ha sufrido heridas graves.

 

La resistencia es un derecho

 

Según el derecho internacional, el pueblo de Gaza tiene todo el derecho a usar la fuerza armada para luchar por la autodeterminación y poner fin al asedio. Israel no tiene derecho a la «autodefensa», del mismo modo que un violador no tiene derecho la autodefensa contra su víctima de violación, y la próxima vez que escuchemos el «derecho» de Israel a usar la fuerza de todos modos, debemos saber que quien repite esto está contradiciendo el Cuarto Convenio de Ginebra. Aviv Kochavi dijo recientemente en un discurso relativo a una futura guerra contra Gaza que Israel atacará componentes eléctricos, agrícolas y otros módulos estructurales que según Israel contribuyen a mantener a flote a Hamás, el partido gobernante de Gaza. Esto significa que si Israel comienza una nueva masacre (guerra) contra Gaza o Hamás, como dirán, significará que todas las estadísticas enumeradas anteriormente se acelerarán a números sin precedentes y que Gaza se volverá aún más inhabitable. Las únicas preguntas que ahora quedan por responder son, ¿qué evitará que Israel perpetre un genocidio completo sobre el pueblo de Gaza?,  ¿y cómo nos mirarán las generaciones futuras del mundo por permitir hoy que este holocausto ocurra contra el pueblo de Palestina? Israel está envenenando sistemáticamente a un millón de menores palestinos y no hay nada más que un silencio ensordecedor.

 

Robert Inlakesh es un periodista, escritor y analista político, que ha vivido y reportado desde la Cisjordania palestina ocupada. Ha escrito para publicaciones como Mint Press, Mondoweiss, MEMO y varios otros medios. Se especializa en análisis de Medio Oriente, en particular Palestina-Israel. También trabaja para Press TV como corresponsal europeo.

 

Palestinos llenando botellas y bidones con agua potable en el campo de refugiados de Al-Shati en el sur de la Franja de Gaza, 22 de marzo de 2017. Hosam Salem / NurPhoto

 

Un experto advierte de que el noventa y siete por ciento del agua potable de Gaza contaminada por aguas residuales y sal

 

Zafrir Rinat, 21 enero 2018

 

Los habitantes de Gaza se ven obligados a comprar agua a un precio seis veces mayor que el estándar de las empresas privadas

 

Casi toda el agua en la Franja de Gaza es no es potable debido a la contaminación de las aguas residuales o los altos niveles de salinidad, según los datos presentados la semana pasada por un hidrólogo que asesora a la Autoridad Palestina del Agua. Ahmed al-Yaqoubi dijo que la mayoría de los habitantes de Gaza no beben el agua de los grifos debido a su mala calidad. En cambio compran agua cara a empresas privadas que operan pequeñas plantas de desalinización. Además casi el 90 por ciento del agua “potable” en Gaza excede el estándar de salinidad máxima de la Organización Mundial de la Salud y se espera que se vuelva aún más salina en los próximos años. Yaqoubi estuvo en Israel la semana pasada para participar en un debate en el Instituto Arava de Estudios Ambientales en el sur de Israel. El exministro palestino Tahani Abu Daqqa también participó en la sesión discutiendo la crisis del agua en Gaza.

 

Los dos millones de habitantes de la Franja dependen casi por completo del acuífero costero para sus necesidades de agua (aparte de una pequeña cantidad que Israel envía al área). Sin embargo, el crecimiento de la población y la escasez de precipitaciones han llevado a un exceso de bombeo en los últimos años. Yaqoubi dijo a Haaretz que si bien la cantidad anual que se puede bombear sin comprometer la capacidad del acuífero de renovarse es de unos 60 millones de metros cúbicos, en realidad se bombean alrededor de 200 millones de metros cúbicos de agua cada año. La mitad de esta cantidad es para uso doméstico, y esta es solo la cantidad que la autoridad puede medir, dijo Yaqoubi. La otra mitad, principalmente para la agricultura, es una estimación e incluye agua extraída de 5.000 pozos privados.

 

El bombeo excesivo ha llevado a una fuerte caída en los niveles de los acuíferos, lo que a su vez permite que el agua de mar penetre hasta tres o cuatro kilómetros (1,9 a 2,5 millas), lo que salina la capa freática. La concentración de cloruro (sales) en los pozos de Gaza es de entre 400 y 2.000 miligramos por litro, mientras que el estándar es de 250 miligramos por litro. Solo un poco más del 10 por ciento del agua en Gaza cumple con ese estándar. El suministro de agua de Gaza también ha sido ampliamente contaminado por las aguas residuales. Alrededor del 70 por ciento de las viviendas de Gaza están conectadas al sistema de alcantarillado, pero debido a un mantenimiento deficiente, gran parte de ese drenaje se filtra al acuífero. Como resultado, la concentración de nitratos, que son indicadores de contaminación, ha aumentado. Hay concentraciones demasiado altas de cloruro o nitratos en el 97 por ciento del agua suministrada a los residentes de Gaza. Debido a esta situación, los residentes de la Franja han recurrido a proveedores privados para su agua potable. Estos proveedores operan 136 pequeñas plantas de desalinización que operan cerca de pozos y proporcionan agua baja en contaminantes. Sin embargo, esta agua cuesta seis veces más que el agua normal. Para otros usos domésticos los habitantes de Gaza dependen del agua contaminada, pero incluso esa es escasa.

 

Debido a la escasez de electricidad, explicó Yaqoubi, los pozos no pueden funcionar completamente y a veces solo funcionan unas horas al día. La escasez de electricidad también impide que las plantas de tratamiento de aguas residuales de la Franja funcionen, lo que hace que las aguas residuales no tratadas fluyan directamente al mar. Las aguas residuales llegan a las ciudades costeras israelíes adyacentes de Ashkelon y Ashdod, pero primero contaminan las playas de Gaza, dijo Yaqoubi. Oficialmente no se permite nadar en las playas de Gaza, pero como ese es el único lugar al que la gente puede ir con fines recreativos, lo hacen de todos modos, señaló. En una conferencia sobre la crisis del agua en Gaza hace dos semanas, patrocinada por el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional en cooperación con EcoPeace, la directora de la Autoridad del Agua de Israel, Giora Shaham, dijo que Israel planea suministrar otros 10 millones de metros cúbicos de agua a la Franja de Gaza, más allá de los 10 millones de metros cúbicos que ya suministra. Sin embargo no ha podido hacerlo hasta ahora porque no hay infraestructura para contener el agua.

 

Yaqoubi dijo la semana pasada que la Autoridad Palestina del Agua se está preparando para emitir una licitación para construir las tuberías y embalses necesarios para retener el agua que Israel planea enviar a la Franja. Sin embargo, la solución a largo plazo para la crisis del agua en Gaza es construir una gran planta desaladora allí. De hecho, uno se encuentra actualmente en las etapas de planificación que podrían suministrar 135 millones de metros cúbicos de agua al año. La Autoridad Palestina ha obtenido la mitad de los fondos necesarios de fuentes internacionales y ahora está trabajando para asegurar el resto de los fondos. Sin embargo Yaqoubi advirtió de que sin electricidad y fondos para el mantenimiento la planta desaladora no podrá operar de manera eficiente. Eso también es cierto para las nuevas plantas de tratamiento de aguas residuales actualmente en construcción, agregó.

 

Uno de estas, en el norte de la Franja de Gaza, ya se ha completado, pero es difícil de operar debido a la falta de electricidad. La situación económica de los habitantes de Gaza también debe mejorar, de lo contrario será imposible cobrar por la operación y el mantenimiento de estas instalaciones.

 

Fuente: https://azvsas.blogspot.com/2020/03/israel-is-systematically-poisoning-one.html

 

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

 

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

 

Fuente: https://rebelion.org/israel-envenena-sistematicamente-a-un-millon-de-menores-palestinos

 

 “La sociedad no puede ser enemiga de sí misma... Si un medio de comunicación no está aportando y contribuyendo a la elevación educativa, cultural y espiritual de todos sus miembros merece ser cerrada, así de simple... Debido a que la propiedad de los medios de comunicación no es la libertad de expresión de la sociedad”... ‘ArgosIs-Internacional’ es una Agencia de Información en la Red, de carácter social (POR AHORA) con sede en la Ciudad de Miami, Florida, Estados Unidos; fundada en 1991… Web: http://www.argosisinternacional.com… Miembro de la ‘Federación Latinoamericana de Periodistas’ (FELAP)… Web:  http://www.felap.info...

 

…Este Artículo, Declaración, Documento, Etc., seleccionado para su publicación, necesariamente no tiene que reflejar en su totalidad nuestra Línea Editorial… Nuestro propósito es establecer el vehículo de información que les permita a los demás formarse su propio criterio, especialmente en los acontecimientos políticos, económicos, etc., que inciden, directa y/o indirectamente, en cada uno de nosotros… "La educación y la instrucción no consisten en rellenar la mente de ideas ajenas, sino en estimularla para que produzca sus propias ideas"… Ahora les corresponde a ustedes hacer sus propias conclusiones… Participe y opine con razonamiento…

 

‘ArgosIs-Internacional’ es una Agencia de Información en la Red, de carácter social (POR AHORA) con sede en la Ciudad de Miami, Florida, Estados Unidos; fundada en 1991… Web: http://www.argosisinternacional.com… Miembro de la ‘Federación Latinoamericana de Periodistas’ (FELAP)… Web:  http://www.felap.info...

 

Pd.- Invitamos a revisar los Documento Legales de la Agencia de Información ArgosIs-Internacional: https://www.facebook.com/pg/ArgosIsInternacional/photos/?tab=album&album_id=1603289693250542...

Please reload

Publicaciones Recientes

TNT Primera víctima

25/03/2020

1/10
Please reload

Please reload

Categorías