© 2019 ArgosIs-Internacional | Todos los derechos reservados.

Serbia: “Serbia, La Otra Historia” (III)

 

SERBIA… ARGOSIS: JULIO 10 DE 2019…

 

xAleksandar Podunavac M.

Director Regional General de la Union Europea

ArgosIs-Internacional

 

La historia de mi Padre. – Primera parte

 

De mis años de niñez recuerdo los cariños de mi madre, pero muy pocos de mi padre, veía a mis compañeros, los fines de semana, siempre acompañados de su padre, pero yo o estaba acompañado por mi madre o simplemente solo.

 

Nunca pude entender a mi padre durante mi niñez, debo reconocer que no lo quería, no al menos, como quería a mi madre, siempre lo encontré duro, áspero, las veces que me hizo algún cariño eran bruscos, pero por otro lado siempre lo vi trabajando y nunca me faltó nada, mis padres se preocuparon que siempre tuviéramos lo que necesitábamos.

 

Siempre se habló en idioma serbio en casa, por tanto, desde que tengo uso de razón, entiendo y hablo nuestro idioma. Las tradiciones se respetaron, se celebraba la Slava cada 06 de mayo a lo grande cuando el año había sido bueno o con menos, cuando había sido no tan bueno, pero nunca faltó el pan y el trigo cosido y dulce, para agasajar a todos cuantos esos días nos visitaban. El 06 de mayo, día de San Jorge (Djurdjevdan) se celebraba, de la misma manera que como se hace desde hace más de 1000 años en nuestra familia y los amigos llegaban a nuestra casa, tal como lo hacían en Serbia y se cantaban (Y se cantan) nuestras canciones y se bailaba el Kolo, nuestro baile nacional y se compartía aquello que el buen Dios había determinado para compartir con los nuestros ese día.

 

Todo lo que escribo aquí es producto de los relatos de ambos, de mi madre y de mi padre, es un resumen de sus propias vivencias, que nos relataban en esos momentos familiares en que estábamos juntos, para que de alguna manera nos pudiéramos conectar con la patria lejana y no olvidáramos de donde somos.

 

Pude conocer a mi padre cuando estuve de visita en el campo de concentración Mathausen en el año 1995. En ese lugar, cuando vi la cantera en la que trabajó, los crematorios en donde le tocó quemar a amigos asesinados, los campos de castigo, los elementos de tortura, cuando vi todo ese horror pude comprender la grandeza de espíritu que mi padre tenía y lo amé, aunque ya había muerto.

 

Entendí que mi padre descubrió que solo los fuertes sobreviven y que su dureza para conmigo no era porque no me quisiera, sino porque me amaba y a su modo me preparaba para que, si alguna vez me tocara enfrentar una situación similar, tuviera la fortaleza de sobrevivir.

 

La figura de mi padre creció delante de mis ojos en aquel campo de muerte y sufrimiento, hasta hacerse gigantesca, ¡que ganas de poder abrazarlo! Y decirle lo que tal vez siempre esperó escuchar de mí y que nunca le dije: “Gracias papá, por todo lo que has hecho por mí, te quiero mucho”

 

Hoy le doy gracias a Dios, por haberme dado los mejores padres que un hijo pudiera tener, su ejemplo de esfuerzo de pundonor, de transitar por caminos de horror, de sufrimientos, sin entregarse nunca y manteniendo sus ganas de vivir, sin amargura, pero con esperanzas, me llena de orgullo de ser su hijo y mi admiración y amor por ellos no tiene límites.

 

Era mi padre bajito de porte, pero con un corazón que apenas le cabía en cuerpo, siempre lo vi digno, erguido, mirando de frente a todo el mundo. Fiel exponente de lo que es el pueblo serbio.

 

Por eso es que escribo, porque quiero presentarles a mis descendencias y a quien quiera que lea este libro, a un luchador incansable, a un fiel exponente del nacionalismo serbio a un valiente Četnik que luchó por la libertad de su pueblo y contra el marxismo opresor, a un hombre extraordinario, Mi padre, Milan Podunavac Klajič

 

Significado del apellido Podunavac:

 

Es una palabra compuesta del idioma Serbio, Pod significa debajo de o abajo y Dunav significa Danubio que es uno de los ríos que cruzan a la ex Yugoslavia. Por tanto, el apellido Podunavac significa “Danubio abajo”. Existe una región que se llama Podunavci, (aparece en los mapas) que significa “Los de Danubio Abajo”. La pronunciación del apellido no es literal ya que la letra “c” en el idioma serbio se pronuncia “ts” por tanto, la pronunciación correcta del apellido es “Podunavats”.

 

Significado de Yugoslavia. (Jugoslavija en idioma serbio latín y Jугославија en cirílico, en Yugoslavia existen dos tipos de escrituras, latín y cirílico).

 

También es una palabra compuesta Yug significa sur y eslavia significa tierra de eslavos, por tanto Yugoslavia significa Eslavos del sur.

 

Significado de Serbia.

 

El nombre de los serbios en la variante sarb (Sarva) significa en escita y sánscrito "toda la gente unida y libre". Los escitas también eran llamados serocroats (sármatas/issedones), lo que tiene el mismo significado que "serbios y croatas", en iranio antiguo: las lenguas escitas pertenecían a grupos lingüísticos iranios, aunque el vocabulario era más cercano al sánscrito.      

 

Los Podunavac, mi familia, vivían en Klasnic, municipio de Glina en la región de Kordun, en donde se da comienzo a nuestra historia, una región de montañas y Bosques, ubicada en los territorios de Croacia. En ese tiempo, año 1914 Yugoslavia era una sola nación:

 

“Kordun es una región del centro de Croacia a los pies del sistema montañoso Petrova Gora (montaña de Pedro), que se extiende a lo largo del río Korana y forma frontera con Bosnia-Herzegovina. Al Sur, linda con la región de Lika. Kordun, cuyo centro principal es Slunj, pertenece al condado de Karlovac y desde 1091, junto con toda Croacia, fue anexado al Reino de Hungría por el rey San Ladislao I de Hungría, tras la muerte del rey croata Zvonimir. Posteriormente, luego de la firma del acuerdo con Austria en 1867 y formado el Imperio austrohúngaro, Kordun pertenecía a la marca o frontera militar con el Imperio otomano.

 

Luego de la firma del Tratado de Trianon en 1920 luego de que Hungría perdiese la Primera Guerra Mundial, Croacia fue unida con Serbia y otras dependencias para formar Yugoslavia. El área es rica en recursos forestales. Antes de la Guerra de Independencia de Croacia la década de 1990, la población estaba compuesta de croatas y serbios. El Kordun sufrió muchos daños y muchos habitantes la abandonaron durante la guerra. La región fue posesión del ejército de los serbios de Croacia desde 1991 al 1995. Hoy, la situación económica mejora poco a poco, pero aún existe una importante emigración de esta área rural y sus numerosas colinas.

 

En fenómeno típico de esta región es la composición porosa del suelo kárstico (consistente en pizarra), que crea numerosos cráteres como hoyas (dolinas). También existen muchos ríos subterráneos, los cuales no han sido descubiertos o examinados aún. También el suelo típico de Kordun es la Tierra roja.

 

Mi padre siempre decía que era sencillo ser serbio en territorio serbio, pero que no cualquiera tenía el coraje de llamarse serbio y gritarlo a los cuatro vientos en Kordun, rodeado de croatas.

 

El mayor orgullo de mi padre, cuando se presentaba era decir: “Ja sam Srbin iz Korduna”, (Yo soy Serbio de Kordun).

 

La vida en Kordun no era fácil, los croatas siempre quisieron ser un país independiente, por tanto, odiaban a los serbios y mi familia era serbia. Por ese motivo, vivían separados en pequeños poblados o enclaves y de esa manera transcurría su existencia en una tensa tranquilidad.

 

Mi abuelo Marko Podunavac, fue voluntario en la guerra del año 1914 y mientras él luchaba y los valles retumbaban y las colinas gemían, ante el fragor de la batalla, el 17 de noviembre de ese año, en Klasnic, la región de Kordun la abuela Julka Klajic daba a luz a un varón al que llamó Milan Podunavac, mi padre.

 

La Familia estaba compuesta por la abuela Julka, el abuelo Marko, Nikola el hijo mayor, Josip, Milan, Branko, Veljko, Slavko y Stevo y la única mujer Evica.

 

Cuando volvió el abuelo Marko de la guerra, pudo abrazar a su tercer hijo hombre y su vuelta tenía una sorpresa, por su heroísmo en el campo de batalla, el rey Pedro I de Yugoslavia, le había condecorado y entregado tierras en Podravski Sokolac, región de Virovitica, en la frontera con Hungría, para que, junto a otros Četnik, fueran la primera línea de defensa ante un intento de invasión.

 

Por tanto, juntaron sus cosas, vendieron sus tierras y se dirigieron a un nuevo comienzo, llenos de esperanzas, ante lo que se les presentaba como un futuro mejor, por la calidad de las tierras de esa región y que ellos la harían fructificar, con la gracia de Dios todopoderoso quien les daría la fuerza necesaria para trabajar esa bendita tierra.

 

Por el heroísmo mostrado por mi abuelo Marko durante la primera gran guerra, el Rey Pedro Karadjordje, le hizo entrega de unas tierras en Virovitica, en Podravski Sokolac, a orillas del río Drava, en la frontera de la actual Croacia con Hungría, en donde se asentaron, junto a otras familias serbias, compuestas también por nacionalistas Četnik. El rey confiaba en la lealtad de los Četnik y su nacionalismo, por tanto, los instaló en ese lugar, para que integraran la primera fuerza de defensa en caso de una invasión por parte de Hungría. Esas tierras fueron de mi familia, hasta esta última guerra del año 1990, en la que fueron expulsados por los croatas.

 

En ese ambiente creció mi padre, siempre el respeto a Dios y el amor por la patria fue en él inculcado. Le enseñaron que debía ser orgulloso de sus raíces y que solo la unión salva a Serbia y que cuando faltan las fuerzas para seguir, cuando el valor flaquea, es necesario mirar hacia atrás, hacia sus antepasados y que con seguridad ahí se encontraría con la fuerza necesaria, con el valor suficiente para seguir viviendo.

 

En lo personal, el ejemplo de mis padres, su tesón, sus ganas de vivir, su valentía, su ejemplo, fue mi fuerza en los momentos en que la vida estuvo a punto de rendirme.

 

Mi padre creció y se hizo hombre, siempre tuvo facilidad para los negocios, por eso, acompañaba al abuelo Marko a vender sus productos a la feria del lugar.

 

En esa feria fue observado por algunos distribuidores que habitualmente le compraban los productos al abuelo Marko, quienes determinaron que el joven Milan, podría ser su agente de compras en la región y le ofrecieron el trabajo.

 

Mi padre aceptó y empezó a comprar directo en los campos, todos los productos que sus jefes necesitaban, ganando una comisión, dependiendo de los valores a los que compraba y eso le producía buena ganancia.

 

Siempre, mi padre le entregaba una parte del dinero en secreto a su madre, para no ofender a su padre, pero la abuela Julka, orgullosa de su hijo, siempre alardeaba de lo inteligente y noble que era su hijo. Y ¿qué madre no estaría orgullosa de un hijo que ayuda a su familia? Su padre, que no había estado de acuerdo en que mi padre abandonara el campo, para dedicarse al negocio, veía ahora con oculto orgullo los progresos de su hijo, según le confidenciara su madre.

 

No puedo escribir mucho de sus hermanos, Nikola, Josip, Branko, Veljko, Slavko y Stevo y de la única hermana llamada Evica debido a que no escuché de mi padre mucho de ellos, solo que eran unidos y que el mayor Nikola, siempre cuidaba de ellos, que era muy serio y callado y que afilaba su cuchillo constantemente, según él, para que estuviera bien afilado a la hora de defender a su familia de cualquiera que intentara hacerles mal.

 

El tío Nikola era así, parecía un hombre violento, pero nunca, en el tiempo que mi padre creció y estuvo con él, lo vio agredir con ese afilado cuchillo a alguien. Las peleas juveniles se dirimían con los puños, las que eran habituales ya que les encantaban las muchachas húngaras que vivían al otro lado del río Drava, frontera natural entre Yugoslavia y Hungría, el que cruzaban a nado, para ir a enamorarlas. Y muchas veces fueron perseguidos por los jóvenes del lugar, quienes veían sus “dominios” amenazados. Debido a eso, mi padre y sus hermanos hablaban fluidamente el idioma húngaro.

 

Años después, cuando Serbia los llamó en su defensa, a través de la voz del comandante Draza Mihajlovic, el cuchillo del tío Nikola cumplió su propósito, cuando no había tiempo de recargar, ni el fusil, ni la pistola, durante las batallas cuerpo a cuerpo, salía a relucir la maestría con que se defendía con su cuchillo afilado el tío Nikola.

 

El Tío Josip era alegre, todo en él era cantar y enamorar, era muy trabajador y amaba el campo, siempre estaba al lado del abuelo Marko en las faenas propias del campo, siempre reía y estaba haciéndoles bromas. Era una persona que a lo malo siempre le encontraba el lado bueno, mi padre cuenta que les decía: “Hermanos, nada envía el buen Dios, para perjudicarnos, todo sucede para mejor, verán mañana que lo que ven malo hoy era para mejor. Vamos, alégrense que para llorar sobra tiempo... Así nos hacía obviar el problema y seguir hacia adelante”

 

La tía Evica, era menudita y se preocupaba de las labores de casa junto a su madre, ayudaba a cuidar a sus hermanos menores y siempre, como una hormiguita estaba bordando o tejiendo o ayudando a su madre. Mi padre la adoraba y cuando había fiesta, estaban preocupados de los “Halcones” que la merodeaban, debido a eso los muchachos del lugar, temerosos de los hermanos Podunavac, la miraban de lejos.

 

Branko, Veljko, Slavko y Stevo eran niños, por tanto, se comportaban como tales, saltando como cabritos por la casa y el campo, cosas normales que hacen todos los niños del mundo, curiosear, explorar, preguntar el porqué de las cosas hasta el cansancio, todo esto igual a lo que recordamos nosotros que hacíamos cuando chicos, ¿no es cierto?

 

Siempre fueron una familia unida, el abuelo y la abuela desde niños, les enseñaban que la familia estaba en primer lugar, que todos dependían de todos y que en ninguna parte del mundo estarían más protegidos o amados que en el seno familiar. Que la familia era el compañero perfecto, la fortaleza más segura, la despensa que siempre tiene alimento, el banco que siempre tiene dinero, porque la unidad familiar hace que, si un miembro tiene, a nadie de la familia le faltará.

 

(Esa misma unidad fue inculcada en nosotros y hoy en día, somos una familia unida y feliz. Cuando hemos tenido tiempos difíciles, sin llamar, aparece uno de nosotros para ayudar al necesitado. ¿Cómo podría ser de otro modo?, al menos yo no puedo imaginarme que alguien pudiera comer, sabiendo que, a un hermano, padre, madre, sobrino, primo, no tienen un pedazo de pan, eso gracias al buen Dios en mi familia no existe.).

 

Mi padre conoció a una muchacha de origen serbio llamada Staka y pidiendo permiso a su padre para casarse con ella y el abuelo Marko aceptó.

 

La tradición serbia habla que quien invita al casamiento es el hermano de la novia, este toma una cantimplora llamada Čutura y la llena con la mejor Slivovica (Aguardiente de ciruelas destilada en casa, también llamada rakija.), la hermana le hace una banda tricolor como la bandera, bordada a mano y el hermano, con su mejor traje, colocada la banda bordada, toma la Čutura y un vasito y sale a hacer las invitaciones.

 

Llega a la casa de los que quiere invitar y cuando le abren la puerta, les dice: “Vengo a invitarles al casamiento de mi hermana” y les sirve un vasito de rakija de la Čutura, el agasajado,  se persigna, toma un poco de rakija y le contesta “ Quiera Dios que los novios estén vivos y sanos, que la suerte y el amor los acompañe, para que este año casemos y el próximo bauticemos (el hijo)”,(Daj  Bože da su mladenci živi i zdravi, da ih prati sreća i ljubav, da ove godine venčamo, a iduće krstimo.). Luego le prenden una toalla o un pañuelo a la banda que lleva, dependiendo de los pañuelos o toallas que lleve, una vez terminado el recorrido de invitaciones, el pueblo sabrá si ese matrimonio es o no aprobado por la comunidad.

 

El novio por su parte, para hablar con el futuro suegro, informado por la hija que tal o cual joven lo visitaría para pedir su mano, debía disparar con su pistola a una manzana ensartada o amarrada en un palo, puesta en el frontis de la casa por el padre de la novia, hasta derribarla y el padre no recibiría al novio en cuanto no cumpliera con ese requisito.

 

Los suegros que no estaban de acuerdo con ese matrimonio, mostraban su descontento, poniendo un palo muy alto y una manzana pequeñísima en la punta, a objeto de hacer prácticamente imposible la pedida de mano. Por otra parte, cuando el padre estaba de acuerdo en el casamiento, ponía un palo bajito y una manzana grandota en su punta a objeto de concertar cuanto antes el matrimonio. De esta manera toda la comunidad sabía si el suegro estaba o no contento con su futuro yerno.

 

Mi padre se casó con Staka y tuvo con ella tres hijos, dos hombres y una mujer, llamados Milka, Milenko y Dušan.

 

La señora Staka vivió junto a los Podunavac, mi abuela Julka y los hermanos, Branko, Veljko, Slavko y Stevo que sobrevivieron la segunda guerra en Podravski Sokolac, región de Virovitica, en donde crio sola a sus hijos, nunca se casó, porque siempre pensó que su marido algún día volvería.

 

Milka, la hija mayor de mi padre, murió en el año 1965 en extrañas circunstancias ya que nunca se pudo comprobar si se suicidó o fue envenenada por su novio, descansa en el cementerio de Zemun.

 

Milenko, murió cuando tenía siete años, la causa de su muerto la produjo un tumor cerebral, Descansa en Virovitica.

 

Dušan nació, en el año 1943, cuando mi padre estaba prisionero en el campo de concentración, por tanto no lo conoció y la señora Staka eligió su nombre. Dušan se casó con una muchacha llamada Dušanka y tienen dos hijos: Slovodan y Svetlana, a su vez cada uno de ellos tienen dos hijos, Slovodan una pareja y Svetlana dos mujeres, todos ellos viven en la actualidad en Serbia.

 

Mi padre una vez casado, se trasladó a la ciudad de Šabac, a orillas del rio Drina, en ese lugar instaló un pequeño restaurant, que atendía su esposa Staka.

 

El siguió trabajando en su rubro y así progresaron, siempre estuvo preocupado de su familia, a quienes visitaba cada vez que le tocaba viajar a esa zona a comprar lo necesario para sus patrones.

 

Por supuesto, le compraba lo producido por la familia y sembraban o plantaban de acuerdo a los productos que los jefes de mi padre necesitarían, de esa manera la venta por parte de la familia de sus productos estaría asegurada.

 

Los hermanos Podunavac, cuando se juntaban con mi padre, siempre se pegaban su arrancadita a través del río Drava, para visitar las pololas que nunca faltaban.

 

Mi padre siempre le dejaba una cantidad de dinero a su madre, para que lo guardara y lo usara, si es que surgía una necesidad o las cosechas no eran buenas, eso llenaba de orgullo a la abuela Julka y a mi padre de satisfacción por haber cumplido el deber de todo hijo bien nacido que es compartir las bonanzas con los suyos.

 

Asi llegó el año 1940, en donde se escuchaban rumores de guerra, los enclaves serbios de la región, comenzaron a ser amenazados, por los croatas de la región, estos eran de palabra, cuando se cruzaban en las ferias del lugar en donde vendían y se abastecían de productos.

 

Mi padre al ver que su familia podría estar en peligro y que el armamento que había en la casa era un fusil antiguo, una pistola y una escopeta para cazar, todo eso insuficiente en caso de problemas, por tanto, les compró tres ametralladoras MP40 de 9mm y cinco pistolas Luger de 9mm y varios cientos de balas. Todo esto costó una pequeña fortuna, pero el dinero guardado por la abuela Julka ayudó.

 

De esa manera, la familia quedó relativamente segura, en caso de algún ataque que los croatas pudieran estar planeando.

 

El abuelo habló con sus conocidos en los enclaves, antiguos compañeros de armas muchos de ellos, en la primera gran guerra y les manifestó la necesidad de armarse ya que era muy probable que hubiera problemas con los vecinos croatas y así lo hicieron de acuerdo a sus posibilidades económicas.

 

En abril de 1941, cuando la guerra era prácticamente inminente, mi padre fue a la casa del abuelo Marko y le dijo que era mejor que se fueran con él a Šabac, hasta que pasara el peligro, debido a que Šabac estaba en Serbia y que allí no tendrían que temer un ataque de los croatas o musulmanes.

 

El 30 de abril, se juntaron todos en la casa de mi padre en Šabac, trajeron consigo sus animales aves y camas, también las armas y un par de muebles que pudieron traer en las dos carretas que tenían.

 

Mi padre había arrendado un pequeño campo, en donde mantenía sus animales, como toda familia serbia en esos tiempos. Consistian en algunos cerdos, dos o tres ovejas, una vaca, un par de caballos, para tirar la carreta ya que eran muy pocos los que tenían autos en aquellos días, varias gallinas, algunos ganzos.

 

Durante el verano se criaban dos cerdos por familia de la camada, los otros se vendían y a finales de octubre esos cerdos pesaban más de cien kilos cada uno, entonces se faenaban,  se llenaban dos baldes de manteca, se hacían longanizas, prietas, queso de cabeza y todo excepto el queso de cabeza se ahumaba. De esa manera duraban todo el invierno.

 

Los pollos que se habían criado y gansos, se faenaban, se asaban y se enterraban en los baldes de manteca, de esa manera se mantenían todo el invierno igual que frescos.

 

La manteca servía para cocinar y para hacer pan, también es rica untando el pan con ella y echándole un poquito de ají de color quedaba deliciosa.

 

Las papas se guardaban enterradas en arena, en un lugar con poca luz, las cebollas se colgaban en el techo de la bodega, los ajos en trenzas, el trigo se guardaba en el entretecho y cuando faltaba harina, se llevaba al molino lo necesario y se pagaba con trigo al molinero. Se obtenía de ella , harina, afrecho y harinilla, la que serbia para alimentar a los animales.

 

(En Serbia aún hoy, la gente va a trabajar a las granjas en tiempo de cosecha y reciben como pago, los mismos productos que cosechan, de esa manera juntan lo necesario para el invierno, el sistema del trueque es aun muy utiulizado, sobre todo en los productos de consumo, en donde se intercambian los productos que necesitan.

 

Cada familia tiene y cuida su huerto, generalmente son terrenos de 10 metros de ancho, por 50 de largo, allí mantienen dos o tres arboles de ciruelas, para hacer Rakija, un damasco para la mermelada, un limonero, un naranjo un parroncito y entre los árboles, plantan las hortalizas y verduras que necesitarán para el invierno, aun hoy la población en general se mantiene de esa manera.

 

Los familiares y amigos que viven en el campo, cuidan los animales y aves de corral que no pueden mantener aquellos que viven en departamentos en las ciudades, los que los fines de semana van a ayudar en los que aceres de la granja de los familiares y amigos).

 

Todas las verduras que se cosecharon en el huerto familiar y que sobraron, como pimientos, zanahorias, pepinos, coliflores etc, Se ponían en unos barriles con salmueras y así tenían verduras durante el invierno. Todavía en Serbia se vive así.

 

Las ciruelas cosechadas se transformaban en Rakija, aguardiante que se destila en alambiques propios y cada familia compite por tener la mejor Šlivovitca, (aguardiente de ciruelas), la fruta, se hace mermelada, nada se pierde en una casa serbia.

 

Para lograr todo lo anterior se debe trabajar duro durante el verano y el otoño, por que los inviernos son duros y frios.

 

El 06 de Abril cuando los alemanes atacan Belgrado distante a 90 km de Šabac, (que dicho sea de paso causó 17.000 muertos), en Šabac no se tuvieron noticias inmediatas, debido a que los alemanes cortaron toda tipo comunicación aislando a Belgrado.

 

Las noticias llegan a Šabac por soldados que volvían a sus familias, que habían sido derrotados por los alemanes y que prefirieron volver a sus familias antes de entregarse a los alemanes.

 

Llegan noticias que el comandante Draža Mihailovič viaja a Ravna Gora a reunir voluntarios para iniciar la defensa a base de guerrillas, era lo que necesitaban saber los Podunavac, para presentarse a pelear por su patria.

 

En el monte Cer, cerca de Šabac se reúnen los primeros 14 Četnik, entre ellos mi abuelo Marko y sus tres hijos, Nikola, Josip y Milan Podunavac, mi padre y pasan a formar la brigada Cer, comandada por el capitán de primera clase del ejército real yugoslavo Dragoslav Račič.

 

*Aleksandar Podunavac Milic… (Mayo/16/1949)… Escritor… Analista… Especialista en transporte por carretera y logística… Jubilado… Lugar de residencia Chile… Libros escritos: ‘Serbia’, ‘La Otra Historia’, ‘Se puede bajar de manera gratuita desde Dropbox’… Director Regional General de ‘ArgosIs-DRG Unión Europea: argosisdrgunioneuropea@yahoo.com... Miembro de ‘ArgosIs-Internacional’: http://www.argosisinternacional.com

 

 “La sociedad no puede ser enemiga de sí misma... Si un medio de comunicación no está aportando y contribuyendo a la elevación educativa, cultural y espiritual de todos sus miembros merece ser cerrada, así de simple... Debido a que la propiedad de los medios de comunicación no es la libertad de expresión de la sociedad”... ‘ArgosIs-Internacional’ es una Agencia de Información en la Red, de carácter social (POR AHORA) con sede en la Ciudad de Miami, Florida, Estados Unidos; fundada en 1991… Web: http://www.argosisinternacional.com… Miembro de la ‘Federación Latinoamericana de Periodistas’ (FELAP)… Web:  http://www.felap.info...

 

…Este Artículo, Declaración, Documento, Etc., seleccionado para su publicación, necesariamente no tiene que reflejar en su totalidad nuestra Línea Editorial… Nuestro propósito es establecer el vehículo de información que les permita a los demás formarse su propio criterio, especialmente en los acontecimientos políticos, económicos, etc., que inciden, directa y/o indirectamente, en cada uno de nosotros… "La educación y la instrucción no consisten en rellenar la mente de ideas ajenas, sino en estimularla para que produzca sus propias ideas"… Ahora les corresponde a ustedes hacer sus propias conclusiones… Participe y opine con razonamiento…

Please reload

Publicaciones Recientes

MI: El odio al indio

20/11/2019

1/10
Please reload

Please reload

Categorías