© 2019 ArgosIs-Internacional | Todos los derechos reservados.

Con Carlitos en el balcón de mi apartamento, frente al ICAP, por la calle 17 del Vedado, La Habana, Cuba… Asesinado en Puerto Rico por contrarrevolucionarios cubanos de Miami y Puerto Rico... Crónica: Carlos Muñiz Varela: Crimen con letras MAYUSCULAS (Posdata: Cuarenta años de impunidad)

 

CRONICAS… ARGOSIS: MARZO 28 DE 2011…

 

xMarcos Jesús Concepción Albalat* (MF-EE.UU.).

ArgosIs-Internacional.

 

Conocí a Carlos Muñiz Varela a su llegada a La Habana, Cuba, junto con sus inseparables compañeros Raúl Álzaga y Ricardo Fraga…

 

A Carlitos lo recibí en La Habana en varias ocasiones… También lo despedí por última vez el 19 de Abril de 1979, en el piso 17 del habanero Hotel Capri, para saber después por las desagradables noticias que me llegaban desde Puerto Rico, que elementos contrarrevolucionarios cubanos, unos radicados en Puerto Rico y otros enviados desde Miami, habían terminado con su vida…

 

El terrible atentado tuvo lugar cuando se dirigía en su auto a su casa en Guaynabo. Una pérdida irreparable... Carlitos tenía sólo 25 años de edad, el día de su muerte, el 28 de abril de 1979...

 

La contrarrevolución cubana, los terroristas cubanos que se pasean con la anuencia del Gobierno norteamericano por las calles de Miami y de Puerto Rico, terminaron con la vida de un joven inocente sin el menor escrúpulo. Un crimen de lesa humanidad cometido bajo la sombra de la democracia estadounidense…

 

Carlitos murió con preguntas sin respuesta… Los que lo asesinaron, desconocían que le quitaron la vida a un joven con el único secreto de sus enormes inquietudes, solo eso, inquietudes…

 

Conocer la profundidad del proceso revolucionario cubano requiere de una sabia lectura sobre la historia republicana de nuestro país, y en el caso de Carlitos, lo único que logró en corto tiempo, fue el reencuentro de sus raíces, y la seguridad y confianza en el proceso revolucionario cubano…

 

Testigo soy de las tantas horas que compartimos juntos en la sala de mi apartamento del Vedado, donde intercambiábamos experiencias. Nuestras tertulias eran hasta altas horas de la madrugada… Era incansable cuando el tema a tratar era el de Cuba y su proceso político…

 

Carlitos padecía de una enfermedad estomacal, si mal no recuerdo, era  de una hernia diatal desarrollada y que no cuidaba... Le fascinaba la comida cubana; los frijoles negros, la yuca con mojo, el arroz blanco con platanitos maduros fritos, aunque no era de mucho comer, y no todo lo que comía le caía bien…

 

Almorzando en mi casa y coincidiendo con una visita de mi mamá a Cuba, Carlitos me contó de su padecimiento… Ese almuerzo fue a finales del 1978... De este almuerzo tengo constancia grafica...

 

La tarde en que lo despedí en el piso 17 del Hotel Capri, del Vedado, compartíamos con Álzaga, Fraga y Negrín… Carlitos pidió permiso a los presentes y me haló por un brazo hasta una esquina del salón, y me preguntó sin mediar introducción alguna… ‘Marcos, antes de partir de Cuba, quiero hacerte una pregunta, ¿tú eres de la Seguridad del Estado’? Mi respuesta fue muy simple, amén de que me hizo trastabillar… ‘Carlitos, si yo lo fuera, no te lo iba a decir, pero soy más que eso, soy cubano y Revolucionario’. Miró fijo a mis ojos por unos segundos, y oí decir sus últimas palabras. ‘Entiendo’. Ahí nos despedimos con un fuerte abrazo…

 

Por su importancia, reproduzco dos artículos sobre Carlitos, uno en el Periódico Girón de la Provincia de Matanzas, Cuba (http://www.giron.co.cu/Articulo.aspx?Idn=6&lang=es) publicado el día 25 de Mayo de 2009, y el en el Enlace ‘Rebelión’ (www.rebelion.org) publicado el 16 Septiembre de 2010… 

 

‘Aniversario 30 del Asesinato de Carlos Muñiz Varela’

 

xIgnacio López Marrero

Periódico Girón, Cuba.

 

Crudo testimonio sobre la Operación Peter Pan, quizás la más infame intriga de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), que con el tiempo originó el monstruoso asesinato de CARLOS MUÑIZ VARELA.

 

Entre el 26 de diciembre de 1960 y el 22 de octubre de 1962, alrededor de 14 mil niños cubanos no tuvieron la oportunidad de decidir sus destinos y, engañados, fueron reducidos a un brutal desarraigo de la nación que los vio nacer. Esta visión histórica narra episodios sobre uno de aquellos menores, Carlos Muñiz Varela, natural de la ciudad de Colón, en la provincia de Matanzas, posteriormente asesinado el 28 de abril de 1979 en las calles de San Juan, Puerto Rico, por querer el reencuentro entre cubanos.

 

Enemigo aprovecha el momento psicológico

 

Para cometer este crimen, agentes de los servicios especiales del gobierno norteamericano y contrarrevolucionarios cubanos falsificaron un documento concebido como una ley, con todos sus por cuantos, según la cual, Cuba suprimiría el eterno derecho de los padres a la guarda y custodia de sus hijos.

 

Una vez concluido el escrito difundieron asombrosas mentiras al mundo, con énfasis en los Estados Unidos y en nuestro país, en las cuales afirmaban que la copia de esa Ley sobre la Patria Potestad, había sido sustraída del despacho de Fidel Castro.

 

Aquella falsa disposición estaba plasmada en los siguientes términos: Ley de la Patria Potestad. Artículo 1: Se derogan los capítulos 1, 2, 3, 4, y 5 del Título 7, que derogan las instituciones de la Patria Potestad y la Adopción, quedando vigente el Código Civil y derogando totalmente los artículos 154 y 180.

 

Radio bemba en acción

 

Cualquier cubano hubiera subestimado semejante truco. ¿Quién iría a hacerle caso a eso en Cuba? Pero, lamentablemente, surtió efecto. Se convirtió en miedo real porque coincidió con un momento psicológico adecuado: la promulgación de las profundas y radicales primeras leyes y disposiciones revolucionarias.

 

En la atmósfera de tensiones y choques de intereses entre una clase triunfante y otra en derrota, se imprimió y circuló el infame documento. Muchas familias comenzaron a mandar a sus hijos al extranjero.

 

Un niño ve dos símbolos: Camilo y Che

 

Idania era secretaria de juzgado, viuda y madre de dos menores (Miriam y Carlos). Este último, nacido el 10 de agosto de 1953 en la calle Gonzalo de Quesada No.15, ciudad de Colón, provincia de Matanzas. Ella enfrentó los avatares de la vida, unida siempre a sus hijos.

 

Un día de 1959 los muchachos del barrio, incluidos ambos hermanitos, se arremolinaron en la casa del médico y capitán del Ejército Rebelde, Oscar Fernández Mell, porque allí estaban Camilo y el Che, y los dos niños vieron a los heroicos combatientes.

 

Solo la fuerza de los hechos con el paso de los años podrían revelar las realidades ocultas en el alma de Carlitos al presenciar aquel acontecimiento. Pero su madre, confundida, se dejaría arrastrar por los rumores del enemigo, y en febrero de 1962, se jugó la carta de la emigración.

Cuando todo habla en nosotros, menos la boca “Mamá debía ser para nosotros una extraña durante todo el vuelo. Si llegábamos allí diciendo que habíamos viajado solos, enseguida nos darían campamento y una beca”, recuerda Miriam años después.

 

“Cumplimos las instrucciones con mucha disciplina. Aterrizamos en Miami, y yo, como hermana mayor, llevaba a Carlos de la mano. Le recordaba constantemente que no podía dirigirse a mima ni descubrir que ella se encontraba allí.

 

“Carlos no comprendía aquello porque era muy chico y la buscaba con la cabeza, con deseos de llamarla, de decirle algo. Él miraba y buscaba ansioso, pero no lo hizo.

 

“Íbamos con mucha tensión unos 20 niños. Algunos lloraban. Después nos separaron y enviaron a un campamento que se llamaba Florida City, lleno de casitas habitadas por matrimonios que atendían a ocho o 10 niños. Yo fui a una y Carlos a otra.

 

“Era la primera vez que se separaba de mi mamá, no tenía nadie conocido cerca y lloraba. Cuando se ponía mal me llamaban para que se tranquilizara. Le aseguraba que muy pronto nos iríamos de allí, que al otro día veríamos a mamá.

 

“Llegó la esperada beca. Era para Nevada… Ironía: huíamos de Cuba para que no nos mandaran para Rusia, y en Estados Unidos nos enviaban a Nevada”.

 

Hipocresía y silencio cómplice…

 

Atrás quedó la Isla. Ya estaban, por decirlo como allí en tierra de libertad, a salvo del malévolo comunismo. Hombres, mujeres, jóvenes, ancianos y unos 14 mil niños asombrados.

 

Un monseñor de sonrisa socarrona se vanagloriaba de haber encabezado la recepción, la ayuda del Catholic Welfare, aunque él sabía bien que no fue la Iglesia, sino el gobierno norteamericano quien dirigió realmente la Peter Pan Operation.

 

De nuevo el rostro enigmático de la ironía: para jugar con el destino infantil tomaron el nombre de uno de sus personajes favoritos, cuyas aventuras nada tuvieron que ver con sucesos tan poco edificantes.

 

“Así que jamás olvidarán ese nombre los muchachos, ni tampoco el del campamento en que estuvieron: sea Kendall, Matecumbe, Opa-Locka, Florida City, Jesuit Boy’s Home, San Rafael o Cuban Boy’s, jamás olvidarán el engaño.

 

“Yo vivía bajo una carpa en Matecumbe, como los nómadas. La alimentación era bastante deficiente y mala mi salud. No existían relaciones de compañerismo. Era una lucha donde sobrevivía el más fuerte.

 

“Había constantes robos, peleas, agresiones corporales, y en medio de todas aquellas calamidades, el señor cura que dirigía el campamento, tenía una oficina equipada con aire acondicionado y apenas salía de allí.

 

”Aquel mundo de carpas y de niños infelices no era el suyo. Después me internaron en un orfanato, en la costa, cerca de Filadelfia”. (Narraciones en ¿Por qué Carlos?, de Luis Adrián Betancourt).

 

Imagen del héroe

 

Se nace varón o hembra. Se aprende a ser hombre o mujer. La dramática aventura norteamericana de la familia Muñiz Varela terminó con una segunda emigración, esta vez hacia Puerto Rico, que no les deparaba mejor vida.

 

En la escuela pública, entre los amigos de la calle y la vida modesta que debía encarar todos los días, creció y se educó Carlos, y en el curso 1971-72 ingresó en la Universidad del Estado Libre Asociado.

 

Con la madurez intelectual comenzó a interesarse por sus raíces. Dentro de la Juventud Independentista Universitaria fue integrante de la Comisión Política y Secretario de Asuntos Obreros.

 

Participó en la organización de la Brigada Antonio Maceo, dentro de la cual logró su reencuentro con la Patria, en diciembre de 1977.

 

Después de su regreso a Puerto Rico, el joven que una vez fue arrastrado lejos de su país por una fuerza diabólica que entonces no pudo vencer, ya estaba en la lista negra de la mafia contrarrevolucionaria allí asentada. Pero ahora en él convergían la sensibilidad, las ideas políticas y la calidad de hombre. Prosiguió sus actividades.

 

Abrió la Agencia de Viajes Varadero en un escenario hostil a Cuba y a su Revolución, plagado de asesinos profesionales en complicidad con autoridades políticas y la Policía. Tampoco se detuvo ante las amenazas de muerte.

 

El sábado 28 de abril de 1979, se conmemora el aniversario 30 de aquel horrendo crimen, cayó ultimado a balazos en las calles de San Juan a los 26 años de edad, víctima de un atentado.

Era miembro del Comité Nacional de la Brigada Antonio Maceo, integrada por jóvenes de la comunidad cubana en el exilio. Muy pronto se supo quiénes eran los organizadores del crimen, el nombre de los ejecutores y su filiación al odio. Jamás fueron condenados.

 

¿Por qué lo mataron?

 

Carlos era uno de los héroes del diálogo, del reencuentro entre cubanos que propiciaba una política más flexible respecto a Cuba, bajo el gobierno de James Carter, y del reclamo universal histórico de unir pueblos.

 

Conversar, volver a los orígenes y tender un puente entre Puerto Rico y Cuba, significaban la paz, pero los lobos que hace ahora 30 años lo balearon, son cómplices de los chacales como Posada Carriles y sus secuaces, que no pueden vivir en paz.

 

En una ocasión, al niño de nueve años se lo llevó la fuerza de la mentira. En otra, cuando la energía misteriosa del amor propio de los buenos nos lo devolvía, fue derribado por el plomo del mismo enemigo de los pueblos.

 

‘Nuevo fiscal en el caso del asesinato de Carlos Muñiz Varela’

 

xJean-Guy Allard

Rebelión

 

A penas cuatro días después del fallecimiento de Juan Mari Bras, líder independentista que fue objeto durante años de ataques de la mafia terrorista cubanoamericana, las autoridades judiciales puertorriqueñas anuncian el nombramiento de un nuevo fiscal en la investigación sobre el asesinato de Carlos Muñiz Varela, ocurrido hace 31 años,

 

La noticia ha sido publicada este martes, 14 de septiembre, por el Secretario de Justicia de Puerto Rico, Guillermo Somoza Colombani. El funcionario designado, cuyo nombre no fue divulgado, se encargará de continuar la investigación del crimen “cuya autoría se le atribuye a miembros de la extrema derecha del exilio cubano”, precisa el diario Primera Hora, de San Juan.

 

Poco antes de abandonar su puesto, el ex gobernador de la isla caribeña, Aníbal Acevedo Vilá, pidió por carta a Barack Obama, entonces presidente electo de Estados Unidos, que ordenara al FBI de San Juan que colabore, por fin, con la investigación de los asesinatos del cubano Muñiz Varela, ocurrido en 1979, y del boricua Mari Pesquera, en 1976.

 

En este mismo periodo, el ex secretario de Justicia, Roberto Sánchez Ramos, reveló que el propio jefe del FBI en Puerto Rico, Luis Fraticelli, le confesó que existían evidencias que esclarecen el caso.

 

Esas pruebas siempre se mantuvieron secretas.

 

“NO PODRAN IMPEDIR LA PRIMAVERA”

 

Muñiz Varela acababa de organizar, al crear la agencia Viajes Varadero, viajes de cubanos exilados a Cuba. cuando fue asesinado con 25 años de edad, el 28 de abril de 1979.

 

Su hermano de lucha y sucesor en la agencia, Raúl Álzaga, señaló, en entrevista desde Puerto Rico, cómo durante los últimos años “un pequeño grupo de investigadores puertorriqueños y no puertorriqueños han empezado a investigar, estudiar y escribir sobre la década del 70, muy similar en su intensidad a la década del 30 y 40, en la lucha por la independencia de Puerto Rico”.

 

“El papel negativo y retardatario de las fuerzas exiliadas cubanas en Puerto Rico ha sido un elemento a estudiar en los últimos años. Ellos -acompañados de la mano por las agencias de inteligencia norteamericana, en particular de la inteligencia naval y la CIA, con el beneplácito del FBI- se beneficiario de un manto de impunidad y tolerancia durante décadas”, afirmó.

 

Álzaga precisa cómo el Comité de Amigos y Familiares de Carlos Muñiz Varela como parte de la Comisión por la Verdad y la Justicia, se ha concentrado en contribuir a esclarecer o al menos a aproximarse a los hechos que provocaron varios asesinatos políticos en la década del 70, al emplazar continuamente al Estado a que se investigue a crímenes tales como el asesinato de Santiago "Chagui" Mari Pesquera y Carlos Muñiz Varela, entre otros.

 

“La Verdad al final se abrirá paso y como se dice, citando a Pablo Neruda, en una tarja de la biblioteca Carlos Muñiz Varela de la Cooperativa de Vivienda donde él vivió: Podrán cortar todas las flores pero no podrán impedir la primavera”…  

 

Siempre recordaré su nobleza y su fragilidad física. Sus expresiones definidas, de baja estatura, de pocas palabras cuando el tema no le interesaba, delgado, cuidadoso al hablar, inteligente, respetuoso, respiraba tranquilidad… y con muchos deseos de seguir investigando como había sido posible que en Cuba, a 90 millas de Estados Unidos de Norteamérica, se hubiese producido una Revolución Socialista. Carlitos se lamentaba de no haber iniciado su participación mucho antes. Por eso hoy confieso con mucha seguridad que se fue sin cumplir su sueño planificado. Su gran sueño…

 

Estos dos Artículos cumplen parte de mi compromiso con el que fuera mi amigo y compañero… Yo conocí profundamente a Carlitos y doy fe que no logro ser ni miliciano en Cuba… Y por supuesto, lamentablemente se despidió para siempre convencido de que yo era un Oficial de la Seguridad del Estado cubano… Craso error de percepción...

 

POSDATA

 

Cubadebate: Cuarenta años de impunidad

 

El 28 de abril de 1979, a plena luz del día, en San Juan de Puerto Rico, un grupo de asesinos disparó e hirió gravemente a un joven de apenas 25 años de edad, Carlos Muñiz Varela, quien tras penosa agonía falleció el 30 de ese mes.

 

Se cumplen ahora cuarenta años de vergonzosa, escandalosa, impunidad. Ninguno de los que planearon, dirigieron y ejecutaron el crimen ha sido castigado. Trabajosamente, sin arredrarse ante las amenazas, las trabas, el desinterés o la complicidad de políticos y burócratas, sus amigos y familiares no han dejado un instante de reclamar que se haga justicia.

 

Ha sido una brega incesante que ha permitido a lo largo de los años la revelación de documentos, testimonios y otras pruebas que hubieran permitido esclarecer completamente un hecho que todavía espera la acción del tribunal. Algunos de los culpables murieron sin haber sido molestados. Pero aun circulan libremente por Miami y Puerto Rico media docena de los que participaron en la imperdonable fechoría.

 

El asesinato de Carlos pudo haberse evitado si las autoridades boricuas o sus amos coloniales hubiesen querido hacerlo. Desde el año anterior, durante varios meses, se multiplicaron las amenazas contra su vida reproducidas incluso en libelos propagandísticos de grupúsculos terroristas anticubanos que operaban abiertamente en la isla hermana.

 

Ahora, en vísperas del cuadragésimo aniversario, “el Nuevo Día”, el diario de mayor circulación allá, da cuenta de otros documentos que confirman y amplían lo que ya se sabía gracias a la indoblegable tenacidad de sus compañeros y amigos.

 

Carlos había nacido en Cuba y era un niño muy pequeño cuando lo llevaron a Puerto Rico luego del triunfo revolucionario cubano. Allí creció y se incorporó a los empeños por la independencia de la que para él fue también su otra Patria. Fue el iniciador de las visitas a Cuba de otros jóvenes cubanos que al igual que él habían sido llevados a vivir fuera de su tierra natal. Su labor encontró la feroz oposición de los anexionistas -estrechos aliados de los pandilleros de origen cubano- quienes usaron para ello incluso el “Senado” colonial.

 

Este aniversario coincide además con los redoblados intentos por asfixiar a Cuba que incluyen restricciones adicionales a los viajes y las remesas familiares de los cubanos residentes en el exterior. Lo anunció en Miami, el señor John Bolton, en grotesca ceremonia con los derrotados invasores de Playa Girón y otros mercenarios. Allí estaban, festejando su impunidad, los que segaron la vida de un muchacho inocente que nunca hizo daño a nadie y lo dio todo por el reencuentro y la concordia entre los cubanos.

 

Sus amigos no lo olvidaron. Jamás lo olvidaremos.

 

(Especial para Por Esto/Publicado en Cubadebate con la autorización expresa del autor)…

 

Fuente: http://www.cubadebate.cu/opinion/2019/04/30/cuarenta-anos-de-impunidad/#boletin20190430

 

*Marcos Jesús Concepción Albalat… (Trinidad/Casilda, S.S., Cuba) Agosto 03-1947… Reside en Miami, Florida, Estados Unidos… Licenciado en Gestión Comercial Internacional… @: marcosjesus360@yahoo.com – Director de la Agencia de Información ‘ArgosIs-Internacional’ en la Red… argosisdirector@yahoo.com - Web: http://www.argosisinternacional.com...

 

“La sociedad no puede ser enemiga de sí misma... Si un medio de comunicación no está aportando y contribuyendo a la elevación educativa, cultural y espiritual de todos sus miembros merece ser cerrada, así de simple... Debido a que la propiedad de los medios de comunicación no es la libertad de expresión de la sociedad”... ‘ArgosIs-Internacional’ es una Agencia de Información en la Red, de carácter social (POR AHORA) con sede en la Ciudad de Miami, Florida, Estados Unidos; fundada en 1991… Web: http://www.argosisinternacional.com… Miembro de la ‘Federación Latinoamericana de Periodistas’ (FELAP)… Web:  http://www.felap.info...

 

…Este Artículo, Declaración, Documento, Etc., seleccionado para su publicación, necesariamente no tiene que reflejar en su totalidad nuestra Línea Editorial… Nuestro propósito es establecer el vehículo de información que les permita a los demás formarse su propio criterio, especialmente en los acontecimientos políticos, económicos, etc., que inciden, directa y/o indirectamente, en cada uno de nosotros… "La educación y la instrucción no consisten en rellenar la mente de ideas ajenas, sino en estimularla para que produzca sus propias ideas"… Ahora les corresponde a ustedes hacer sus propias conclusiones… Participe y opine con razonamiento…

Please reload

Publicaciones Recientes

Visita a México del Grupo Científico MC-360 en BLANCO y NEGRO (II)

14/02/2020

1/10
Please reload

14/02/2020

Please reload

Categorías