© 2019 ArgosIs-Internacional | Todos los derechos reservados.

Crónica: Ladrón de auto en Jagüey Grande, Matanzas, Cuba

 

CRONICA… ARGOSIS: AGOSTO 04 DE 2017…

 

xMarcos Jesús Concepción Albalat (MF-EE.UU.)

ArgosIs-Internacional.

 

Este tipo de Crónica es con la que me siento cómodo, porque es una posibilidad que tengo de darle tratamiento a lo preventivo, porque lo que hoy se manifiesta, aparentemente, de una forma aislada, pero tan inmoral y negativa en un sector importante

de nuestro pueblo- que también de cierta manera proporcionamos nosotros mismos, incluso, dentro de nuestras propias familias- si no le damos la importancia que merece, en un futuro no muy lejano Cuba podría integrar la lista de países en que los asesinatos, la extorsión, los secuestros, el tráfico de drogas, etc., sería algo cotidiano…  

 

¿Quién no conoce el CRIMEN DE LA AUTOPISTA NACIONAL (LAS OCHO VIAS) ocurrido en diciembre del 2002, en el tramo de la Provincia de Matanzas, Cuba? En este trágico, lamentable y bochornoso crimen, asesinaron a un matrimonio residente en Estados Unidos, su hija y su nieto, muertos brutalmente un 16 de diciembre del 2002… Averigüen si consideran que estoy mintiendo…

 

Pregunto: ¿Pueden, o no pueden, las autoridades de Cuba evitar que estos lamentables hechos sigan ocurriendo en nuestro país?... ¿Y si este caso que menciono en esta Crónica, donde al residente de la Isla, Darién Osvaldo Rodríguez Morejón, le robó el auto a su primo, José Javier Oliva Pita, residente en EE.UU., le ‘pasaran la cuenta’ por ladrón?... Ya les cuento la historia tal y como ocurrieron los hechos, y con dos Oficiales del MININT conocedores sobre este lamentable hecho…

 

En algunas de mis Crónicas narro ciertos acontecimientos, en que de una forma u otra, involucro también a mi propia familia, y por aquí es por donde comenzaré esta Crónica, porque en la vida real los fatales desenlaces comienzan por estas supuestas pequeñas historias, muchas de ellas increíbles, pero son más que reales… Y es una gran realidad que están aconteciendo en mi país y desde hace años y la mayoría de nosotros lo sabemos… Pero además tengo la impresión de que están escalando los límites de la tolerancia de los que pudieran sentirse ofendidos… Pensemos en las consecuencias…

 

Con fecha 3 de julio de 2015 publiqué la Crónica que titulé: ‘Una extracción de muela en Cuba’… En uno de sus párrafos escribí: “Hace aproximadamente unos diez años, más o menos, un familiar nuestro llamó por teléfono a mi madre para pedirle $400.00 dólares/USD para extraerse una muela… Mi madre se los envió de inmediato, y hoy todavía mi pobre mamá se lo comenta a todo el que conversa con ella cuando el tema a tratar es sobre Cuba. Es decir, muy bien pudiéramos escribirle al ‘Guinness’ para que se reconozca este ‘record’ por ser la extracción de muela más cara del mundo… ¿Y habrá sido verdad?... No, no fue verdad… Pero mi buena madre no puso en duda lo que le pidió mi tía Violeta (EPD)”…

 

Es decir, mi tía le estafó a mi mamá $400.00 dólares/USD sin necesidad... ¿Es moral que esto suceda en el seno de nuestras familias?...

 

El que le roba a un familiar es capaz de hacer cualquier cosa sin medir las consecuencias, sobre todo sabiendo que mi mamá era la persona que prácticamente mantenía a mi tía Violeta (EPD), agradecida porque cuidaba a mi abuela Blanca (EPD)…

 

En esa casa, la de mi abuela Blanca (EPD), las habitaciones tenían hasta aire acondicionado y todos los efectos electrodomésticos nuevos, comprados por mi mamá para beneficio de mi abuela, y por supuesto, también de mi tía…

 

En la casa de mi abuela, en Trinidad, no faltaba absolutamente nada, y todo lo que le solicitaba mi tía Violeta (EPD) a mi mamá se lo hacía llegar contra viento y marea... Pero nada de esto le importó ni lo tuvo en cuenta mi tía Violeta (EPD): le robó a mi mamá, estafó a mi mamá, y sabrá la vida en cuántas cosas más la habrá engañado tratando de lograr más de lo que recibía…       

 

Mi primer viaje a Cuba después de mi salida definitiva del país fue a finales de los años 90 y, por supuesto, entre las tantas visitas que hice a la familia y amigos, también fui el cementerio de Cienfuegos, para dedicar unos minutos a quienes en vida me demostraron cariño en mi adolescencia, les llevé flores, pues en ese Panteón identificado como ‘Familia Concepción-Rodríguez’, está mi abuelo paterno, tíos y mi papá…  

 

Al Cementerio me acompañó mi primo Roberto... Noté el panteón un poco descuidado y pregunté a mi primo por qué le faltaba la cruz que antes tenía sobre el mármol, y me respondió:

 

-       “Marquitos, hace un año, más o menos, se robaron la cruz porque era de bronce… Para que no se la roben hay que mandar hacer una de hierro y darle un buen mantenimiento para que se mantenga sin oxido”…

 

Conversé con uno de los sepultureros del cementerio, y le pregunté cuanto me cobraba por mantener con buen mantenimiento el panteón de la familia… El sepulturero, señor de avanzada edad, alto, delgado, con el característico tabaco en la boca, me respondió:  

 

-       “Señor Concepción, no puedo de ninguna manera cobrarle por lo que me está solicitando, es mi deber hacerlo en todos los que están en este cementerio, es mi trabajo… Lo que hago aquí me gusta, soy cristiano, amo mi trabajo… Ya me comentó de donde viene, de bien lejos, lo vi llorando sentado sobre el Panteón y como si estuviera conversando con sus familiares que yacen dentro”…

-       “Para mantener en óptimas condiciones este mármol, si le pediría me facilite algunas cosas de las que carezco aquí… Tengo a otros panteones con buen mantenimiento porque los familiares me traen lo que se necesita, ya que la administración del cementerio no es responsable de ciertos productos que requiere este tipo de mármol, por lo que esto es responsabilidad de sus propietarios”…  

 

Entiendo, le respondí… No recuerdo el nombre del sepulturero… Solo sé que es un buen hombre, un buen cubano, MUY BUENO, decente, honrado, pudo haberse aprovechado de mí y no lo hizo... A mi primo le pregunté cuanto necesitaba, más o menos, para que comprara los productos y materiales que había solicitado el sepulturero, incluyendo mantener un ramo de flores cada treinta días que se debían colocar en un jarrón que estaba encima del Panteón, y por supuesto la cruz de hierro… Sacamos cuentas y le entregué unos mil dólares para que cumpliera con lo acordado… Es decir, suficiente dinero para que esto se cumpliera tal y como habíamos acordado, incluso, le compré al sepulturero dos cajas de tabaco y le pedí a mi primo que en la primera oportunidad se las entregara a nombre de la familia, ya que no aceptó cobrarme por lo que haría... 

 

Pasaron unos seis meses hasta que regresé nuevamente a Cuba... Visité Cienfuegos y fui directo al cementerio, no hice paradas en casa de mi familia…

 

Me recibió el sepulturero, le llevé de regalo tabacos lo cual me agradeció mucho… Revisando el panteón pude comprobar que estaba mejor cuidado, pero le faltaba la cruz y las flores, y le pregunté al sepulturero... Su respuesta fue: “Sr. Concepción, su primo lo vi por última vez cuando lo conocí a usted en este mismo lugar”…  Por supuesto, desde esa fecha no visite más a los familiares involucrados en esta desagradable historia…

 

Mi padre vivió en Santa Clara hasta que falleció en el 1987, y desgraciadamente ya no vivía en Cuba, por lo que no pude verlo antes de que se nos fuera... Yo quise mucho a mi papá. Mi viejo vivía en un lugar céntrico en esa ciudad, a una cuadra del parque Vidal…

 

Mi papa enfermó y un primo por parte de padre y un sobrino hijo de mi hermana- Juanito y Arturito respectivamente- se lo llevaron para atenderlo en sus casas, pero antes de fallecer mi papá vendieron su vivienda…

 

En una ocasión le pregunté a mi sobrino qué se había decidido con la casa de mi papá, y me respondió que se la quitaron… ¡Mira qué bien!!!, se la quitaron… ¿Y quién se la quitó?...

 

No hubo en mi familia quien les reclamara tan inmoral procedimiento, porque si me hubiera respondido que un familiar se quedó con la vivienda, todo quedaba ahí mismo, pero no fue así, porque lo que hicieron fue venderla sin consultarnos...

 

El esposo de mi mamá, Armando Jesús Consuegra Lastayo (EPD), la primera vez que visitó Cuba, lo recibió su hijo Frank… Saliendo mi padrastro del aeropuerto se dirigieron a una supuesta comida que le estaba esperando un viejo amigo de la infancia en Guanabacoa… Terminando la cena de bienvenida, mi padrastro se dirigió a la casa de otro hijo, Armandito, y cuando volvió para recoger su equipaje no estaba… La policía detectó que la persona que le había robado el equipaje era su propio hijo Frank... MI padrastro desestimó el caso declarando luego todo lo contrario para que no prendieran a su hijo...   

 

Decenas, no dos o tres, decenas de anécdotas tengo donde he sido estafado hasta por mi propia familia, claro, nunca me han robado un auto en Cuba, ni una casa, nada que supere algo que me dé por cobrarle la vida a otro… Mi única respuesta a los que han quedado muy mal conmigo es no tratarlos más, sean amigos o familiares, es la filosofía que aplico, porque nada material vale la pena de una desagradable respuesta, porque también es verdad que entre los pecadores estoy yo...

 

Quienes me conocen saben que si en algún momento los he apoyado en algo, lo hago con una condición, les prohíbo recordar mi gesto hacia ellos, porque nada tienen que agradecerme, y que conste, que en la mayoría de los casos en que he colaborado, ayudado, cooperado, ha sido por mi propia iniciativa, y no porque me hayan pedido algo… Y sinceramente, por esta parte he sido recompensado, premiado por la vida, porque no puedo quejarme, mis amigos han sido bien escogidos, como los libros, y me iré de este mundo como quise vivir…

 

Vamos a lo del auto robado…

 

Desde hace más de 15 años conozco al compatriota José Javier Oliva Pita, quien se dedicó a mecánico de autos por cuenta propia desde que llegó a Miami…

 

Oliva es un joven que trabaja mañana tarde y noche los siete días de la semana, y por su seriedad, en combinación con el conocimiento, logró tener una buena clientela, todo lo cual me consta porque no dejé de tratarlo…

 

Y algo raro de este amigo a diferencia de los demás, es que no me ha dejado de comentar su deseo de regresar a Cuba cuando las condiciones se lo permitan, pues no se acaba de adaptar a vivir fuera de su tierra, de su pueblo, estos son temas de charla con Oliva que no tienen para cuando terminar…

 

Oliva se ocupa mucho de sus familiares de donde es oriundo, Jagüey Grande, Matanzas, donde tiene una tía, Olguidia Pita García (Información: Nro. Carnet de Identidad: 6712600231 – Dirección residencial: Calle 17, Nro. 5402, e/ 54 y 54-A, Jagüey Grande, Matanzas, Cuba)…

 

Hace unos meses me llamo por teléfono para informarme que ya estaba en trámites del regreso definitivamente a Cuba:

 

-       “Marcos ya estoy casi con los dos pies en Jagüey… Tengo el taller de mecánica casi completo, he invertido en las herramientas casi unos setenta mil dólares/USD, lo tengo todo detrás de la casa de mi Tía Oliva, que es en la vida real la casa de donde salí, porque era la casa de mi papá, y aclaro, por todo lo que llevé a Cuba pagué a la Aduana lo que establece la Ley cuando uno lleva alguna herramienta, lo tengo todo en papeles por si acaso”.

-       “Me compre un carro (auto) viejo y lo dejé nuevo de paquete, tú sabes que a mí siempre me han gustado los carros (autos) antiguos, ¿o no recuerdas la camioneta Ford que tenía cuando te conocí, que era del año 50?... Como no podía poner el carro (auto) a mi nombre, se lo puse a nombre de mi primo, quien me convenció de que él podía, mientras yo no regresara definitivo a la Isla, trabajarlo como taxista, y no vi inconveniencia”..

 

Sí, todo lo que me comentó Oliva me alegró mucho, pues desde hace años conocía sus deseos, sus intenciones, de su sagrado regreso a la Isla… Esta noticia que me dio Oliva fue en los finales del año pasado (2016), más o menos…

 

Pero como como abogado del diablo, le comenté: ‘Oliva, todo lo que me acabas de decir es para envidiarte, pues ya tienes casi armado el tinglado de la parte de allá, pero ¿ya tú estás en trámite de repatriación?’... Oliva me respondió que sí, y me trajo un comprobante que tiene escrito lo siguiente:

 

-       Oficina de Tramites MININT

-       COMPROBANTE DE SOLICITUD

-       Fecha: 13/12/16.

-       Nombre y Apellidos: José J. Oliva Pita.

-       Nro. De Identidad: 72052000123

-       Identidad.

-       Nro. Del comprobante: A-424643.

-       Nota: Adjunto copia del Documento…

 

Es decir, los deseos que me expresaba Oliva desde que lo conocí, no eran producto de una simple nostalgia, iban más allá de lo que me imaginé... Y lo está logrando…

 

Hace unos días Oliva me visitó, acababa de regresar de Cuba... Me conto lo siguiente:

 

-       ‘Marcos, acabo de regresar de Cuba, y como tú sabes estoy en los preparativos de mi regreso definitivo a Jagüey… Y como único acelero este proceso es vendiendo el carro (auto) que tengo allá porque estoy corto de dinero… Pero cuando se lo plantee a mi primo Darién, que necesitaba me ayudara a vender el carro (auto) porque me había quedado corto de dinero, me dio evasivas, como que no le gustó la idea, y de un día para otro escondió el carro (auto) y también mi primo se me perdió’…

-       ‘Y para colmo de los colmos, mi familia se opone a que yo venda el carro (auto), porque dejaría a mi primo Darién sin trabajo, pero eso a mí no me interesa, porque no es mi problema’…

-       ‘Marcos, este carro (auto) lo agarró mi primo Darién porque me hizo el favor de ponerse en la propiedad ya que yo no tenía todavía mi repatriación y en ese tiempo lo autoricé a trabajarlo, incluso, porque tengo que serte sincero, los primeros días hasta recibí algún dinero de las ganancias de lo que mi primo logró como taxista, pero esa no es mi idea, ni nunca lo fue de ser taxista, porque yo lo que deseo es vivir de mi oficio, yo soy mecánico de carros (autos), y me especialicé en los modelos antiguos’… 

-       ‘Marcos, ¿y qué hago ahora?... ¿Qué alternativas me deja este delincuente a mi ahora mismo?... Yo no le voy a dejar pasar ésta, seguro, pero más que seguro, no se la dejaré pasar’…

 

Le aconsejé calma… Le comenté: ‘confío en la capacidad jurídica y de las autoridades de la Isla, si no confiara hace rato dejaría de ser lo que soy, y tú lo sabes… Así que solo te pido calma... Con enfurecerte no haces nada y seguro cometerías una locura que al final te va a pesar... Reconozco que tu disgusto te cierra las neuronas... Yo te voy a ayudar’…

 

Le pregunto a Oliva: ¿Esta desagradable situación que tienes con tu primo Darién lograste ponerla a disposición de las autoridades de Cuba?.

 

-       ‘Marcos, tengo el nombre de dos Oficiales del MININT que tienen este caso en sus manos, que conocen muy bien todo lo sucedido, y confío en ellos… CONFIO MUCHO EN ELLOS DOS… Las referencias que tengo de estos dos Oficiales del MININT son las mejores’…

 

Oliva, y tienes la información de estos dos Oficiales del MININT?...

 

-       ‘Claro que sí, ellos son’:

-       ‘Lázaro Ferrer Castaño (Móvil: 5-209-1641) y Víctor Herrera Otaño’… Oficiales del MININT de Jagüey Grande, Matanzas, Cuba…

 

Mí estimado Oliva… No te aseguro que resolverás tu desagradable situación con el ladrón de tu primo Darién… Pero te garantizo que de esta desagradable situación que te acaba de ocurrir a ti, igual que a miles más incluyéndome a mí, se enterara hasta el Presidente de la República de Cuba, General Raúl Castro... Palabra de honor”.

 

Dando por terminada esta Crónica, me viene a la mente una nota que leí en la Red que la firma ‘Cuco’… No conozco a ‘Cuco’, pero lo que escribió no hace falta ser tan inteligente para saber interpretarlo... Espero que estemos a tiempo... Los invito a leerlo:

 

-       …‘Con mucho orgullo y donde quiera que me he parado he proclamado mi condición de cubano de estos tiempos con todos los aspectos positivos y negativos que eso pueda implicar… Nadie en este planeta se le ocurriría acusar a un cubano de falto de imaginación a la hora de enfrentar los grandes y pequeños problemas cotidianos y esa es una de las grandes virtudes de este gran pueblo… Recibir la adversidad con una sonrisa y enfrentarla sufriendo, pero con decoro y decisión es el pan nuestro de cada día… De la prevención no puedo decir lo mismo, en mi modesta opinión esa es una virtud poco apreciada en esta isla… Al muy precavido siempre lo tildan de tiñoso y de pesimista y prima la improvisación sobre la previsión... Si no cómo explicar por ejemplo que a alguien se le ocurra construir una casa con el mar como traspatio, o algo tan inocente y tonto como rodar con el repuesto ponchado... Y para que contar el que deja para mañana lo que por obligación tiene que hacer ayer en temas de protección y defensa civil… Ejemplos hay muchos... He visto generarse problemas graves por no apreciar en su fase inicial el desarrollo de una dinámica y sus potenciales complicaciones, casi siempre se resuelven pero a que costo… Sin ser una persona metódica una de mis reglas es cuando veo venir algún problema es atajarlo cuando este a 10 cuadras para que cuando llegue a mí, si llega, esté analizado y con más de una posible solución... Eso es previsión. Y no quiero decir que valga por dos, pero trato de que así sea’… Cuco…

 

Pd.- El que me solicite copia de la información legal y otras fotos relacionados con esta Crónica, se las facilito…

 

*Marcos Jesús Concepción Albalat… (Trinidad/Casilda, S.S., Cuba) Agosto 03 1947… Reside en Miami, Florida, Estados unidos… Licenciado en Gestión Comercial Internacional… @: marcosjesus360@yahoo.com... Director de la Agencia de Información ‘ArgosIs-Internacional’ en la Red…  Web: http://www.argosisinternacional.com...  @: argosisdirector@yahoo.com - twitter.com/ArgosIs - twitter.com/ArgosIsUSA - twitter.com/ArgosIsMiami - twitter.com/ArgosIsCuba – Yahoo!: https://espanol.groups.yahoo.com/neo/groups/ArgosIs-Internacional/info...

Please reload

Publicaciones Recientes

Miami: EE.UU: Asesinado a tiros en Miami el boxeador cubano Yendris “El Veloz” Rodríguez

31/12/2019

1/10
Please reload

Please reload

Categorías