© 2019 ArgosIs-Internacional | Todos los derechos reservados.

La entrevista de ‘ArgosIs-Internacional’ Entrevista: Entrevista al Compañero Pedro González Valdés (Cuba) Director Regional (DR) de ‘ArgosIs- Republica de Cuba y Representante de la Agencia de Información ‘ArgosIs-Internacional’ en Cuba

 

LA ENTREVISTA… ARGOSIS: ABRIL 18 DE 2017…

 

xDirección General.

ArgosIs-Internacional….

 

Compañero Pedro, hoy le toca a Usted nuestra entrevista desde la Dirección General de ArgosIs-Internacional. ¿Se encuentra listo para concedérnosla?

 

-Buenas tardes ante todo, siempre he estado listo para cualquier acontecimiento de mi vida. Pero si le soy sincero, le diré que he estado al tanto de cada una de las entrevistas anteriores efectuadas a mis compañeros de Argos. Créame cuando le digo que las valoro intensamente por sus trayectorias revolucionarias, sus preparaciones técnicas o profesional. Sus convicciones, principios y compromisos tomados para con esa pequeña pero digna y gloriosa Isla que nos vio nacer.

 

Y también créame cuando le digo que esta entrevista le sorprenderá grandemente, puesto que muy contrario a las anteriores, esta comienza de atrás para alante, por el simple hecho de ser quien soy.

 

Entonces comencemos por saber ¿quién eres?

 

-Me resultaría muy cómodo y fácil decirle que soy “UN FRUTO FORMADO POR LA REVOLUCION CUBANA EN TODOS SUS CONCEPTOS”.

 

Soy una  DECISION, una DETERMINACION tomada hace 20 años con un caudal de experiencias adquiridas.

 

Soy las CONVERSACIONES conmigo mismo de cada día, soy OPINION, soy DEBATE, soy mis PRINCIPIOS, mis CONVICCIONES, mis VIRTUDES y mis propios DEFECTOS, mis FRACASOS, pero más que todo, soy mi YO, y también el producto de mis CONSECUENCIAS.

 

¡No!!!. No pregunte por favor. Ya le digo quien soy.

 

Cuando le especificaba que esta entrevista comenzaba de atrás para adelante, es por la sencilla razón de ser un exmarino de la FLOTA CUBANA DE PESCA, con el cargo de Mayordomo a bordo, que un buen día me dio por bajarme de la embarcación en el  Puerto de Bay Sise, Provincia de New Brunswick, en Canadá, y desde entonces vivo en este país.

 

¿Qué razones lo llevaron a tomar tal decisión?

 

-Esta respuesta es múltiple y a su vez muy  sencilla.

 

A pesar de haberme criado en el seno de una familia revolucionaria, debo confesarle que nunca tuve una integración directa con las organizaciones políticas de mi país, donde creabas una madurez, políticamente hablando, consolidada con la conciencia en el dominio de los programas y planes de la revolución como persona, aunque si me lleve una parte importante que cualquier ser humano debe crear dentro de sí, que es la honestidad y decencia, pero bajo un carácter rebelde, quizás por mi poca edad, consecuencias que todavía cargo en mi propia conciencia pero sin dejar de mejorar ante la vida y los demás.

 

Éramos ocho hermanos muy unidos mientras vivía nuestra madre. A raíz de su muerte, cada cual escogió su propio rumbo. Yo ya tenía el hábito de vivir solo, pues mi primera beca comenzó a la edad de 13 años. Jamás confronte dificultades ideológicas, me sentía – ME SIENTO – plenamente identificado mi Revolución, por lo tanto, la ausencia de ese tipo de confrontación no fue casual en mí.

 

Ya en mis labores de marino de alta mar, una tarde sentado frente al televisor en el comedor, anunciaban una convocatoria para brindar plazas de cocineros en la cadena de Hoteles ‘Canidian Pacifico Hoteles’, oficio que amo inmensamente, pues uno de mis oficios lo aprendí en la escuela de Alta Cocina en el Hotel Habana Libre, en La Habana, Cuba, y en la muy conocida Academia de Cocina Internacional en la Antigua Manzana de Gómez, además de también graduarme en el curso de Mayordomo a bordo del Buque Océano Atlántico, y por supuesto, aunque está de más decirlo, todo lo que me ensenaron, todo lo que aprendí, se lo debo a la Revolución cubana, a mi pueblo, porque mis padres no tuvieron que desembolsar un solo centavo para que me graduara.

 

Ese día, me refiero al día en que vi la convocatoria en la televisión, salí a pasear por el pueblito St. Andrews muy cerca del Puerto donde nos encontrábamos, y resulto que allí estaba uno de los hoteles de la cadena que necesitaba cocineros. Las casualidades no están escritas, yo ni por la mente me pasaba acercarme al referido hotel.

 

En mi recorrido, entré a un restaurante ubicado en la misma esquina en que me encontraba, entré a tomarme una soda, y con mi pésimo inglés se la pedí a una joven, y esta al ver mi llavero con la foto del Che, y que no he dejado de usar, me preguntó si hablaba español, y fue lo suficiente para establecer una amena conversación con dicha joven. La camarera me conto que llevaba ocho meses en el hotel y que su visa de estudiante legalmente se lo permitía. Con esta simple conversación y con la información recibida por la camarera, se me ‘metió’ en mi mente que yo también podía comenzar a trabajar en ese hotel.  

 

¿Qué hiciste?

 

-Primero, déjame responderte que no es mi intención justificarme, la decisión de quedarme en Canadá la asumo con responsabilidad, nadie, absolutamente nadie, me obligó a dar tan desacertada decisión. Solo yo la tomé y la asumo, y la asumiré hasta el día de hoy y hasta el último día de mi vida.

 

Fui directo a las oficinas de Migración y al conocer mi nacionalidad, y que trabajaba en un barco con estancia temporal de inmediato me llenaron un formulario, no sin antes preguntarme si deseaba la solicitud canadiense o estadounidense, mi respuesta está presente, vivo aquí en Canadá.

 

Si tuve un gran desconcierto cuando el Oficial de Inmigración me oriento dirigirme a St. Johns y presentara al departamento de ‘Salvation Army’, para que  allí me ubicaran, pensando en ese momento que me estaban reclutando para el ejército, pero no fue así, por lo que dándose cuenta de mi expresión me explicaron que se trataba de una institución que se dedicaba a este tipo de gestión bajo la Iglesia anglosajona. En este lugar conocí a un compatriota, Osvaldo Roque Rego, otro que había estado también en la flota.

 

Mi compatriota fue la persona que me recogió para trasladarme donde viviría por un tiempo, este me pregunto durante la travesía ¿‘estas seguro del paso que acabas de dar’?, respondiéndole que sí, que estaba seguro.  

 

¿Tenías conciencia de tu decisión?

 

-Muy buena y oportuna pregunta. Precisamente esa fue mi primera, y muy pronta compañera, desde el mismo instante que me acosté boca arriba en aquella cama mirando fijamente hacia el techo, me hizo, ‘LA CONCIENCIA’. Allí a solas y embargado en un mal de dudas. La primera persona que me vino a mi mente fue mi padre, hasta ese momento lo había ignorado. Es por ello que me respondí que había obrado egoístamente.

 

¿Qué le diría a aquel Viejo fundador del  ‘M-26 -7’ con Nico López dentro de un cañaveral en la finca ‘El Labrador’ en las inmediaciones de Encrucijada, Villa Clara, Cuba? ¿Cuánta seria su vergüenza ante sus compañeros? ¿Qué le podía decir a ese Viejo que desde muy corta edad con solo 11 años de edad ya me había llevado a las siembras de pangola voluntario los fines de semana por las noches, como primeros planes de la Revolución cubana? ¿Aquel que nos reunió a todos en la casa y nos enseñó ese día a despojarnos de algunas y mejores ropas que tuviéramos, porque en Perú se había ocurrido un terremoto y nuestro pueblo los ayudaría (yo era muy chiquito pero lo recuerdo por la manera que nos habló aquel día)? ¿Cómo me le pararía delante a aquel viejo que nos preparó dos pequeños macheticos, uno para mí y el otro para mi hermano Adrián, para participar voluntarios los fines de semana en las primeras zafras azucareras del pueblo en los primeros años de Revolución cubana? ¿A ese Viejo que tiraron de un tren andando cuando le encontraron tanta tela roja y negra envuelta en su cuerpo, con la que mi mama le confeccionaba las banderas del ‘M-26-7’ y amarraban a las patas de las auras que soltaban muy temprano en las mañanas? ¿El Viejo que junto a Mami les salían ampollas en las manos poniéndoles los plomos a las balas que llevarían hasta la Sierra Maestra, Oriente? ¿Quién se metía madrugadas tirando cadenas para cortar la energía eléctrica o cortando los cables de teléfono para incomunicar el ejército, y que luego en las mañanas tenía que reparar por ser el telefonista de toda aquella zona?

 

Aquella noche, y en tierra ajena, no dormí nada. A mi mente también traje a mi hermana Adelfa cuando un día le dije ‘yo jamás pudiera quedarme en ningún país solo por el hecho de que me faltaran los cigarros’.

 

Quienes bien me conocen saben que soy una persona totalmente desinteresada de lo material, que no siento el más mínimo interés, incluso aquí me critican por la inmensa cantidad de trabajo que realizo sin cobrar un centavo, pero no me importa, ni me inspiran las ambiciones. Sin embargo, si recuerdo que en mi decisión de quedarme, estábamos en pleno periodo especial y eran muchas más las deserciones que se estaban llevando a cabo, pues por la escases de petróleo ya eran muchos las unidades de superficie que no podían laborar y tripulaciones completes eran reubicados a sus municipios a trabajar donde consiguieran trabajo y esto pienso, sin justificación, que fue otra de las razones lo que impulsaron mi decisión.

 

¿Lograste trabajar en el Hotel?

 

-Mira, si hay algo que me orgullece es la tenacidad que poseo para lograr lo que me propongo, y la persistencia que dedico a ello. Si logre trabajar en el hotel, pero fue como para decirme ‘ahora tomaras caldo de tu propia taza’.

 

Pase mucho trabajo y frio en los primeros 3 meses de estancia por razones del idioma. El trámite de mi residencia legal demoro tiempo me la dieran.

 

Un día pase por un Restaurante donde había una plaza vacante de cocinero y con mi deplorable ingle hable con el dueño y me acepto a prueba. Con el primer salario de la semana me compre una grabadorita reportera y me pasaba las noches oyendo los escritos que le hacía por detrás de las ordenes de el día para montar los platos y a los 15 días me dejaron solo en la noche con un turno y un camarero.

 

Dos meses después, fui trasladado para la provincia de Quebec para el ‘Hotel Chateau Montremblant’, y 5 meses posteriores me trasladaron para Toronto en el muy conocido ‘Hotel Royal Yorck’, pero en este no vi la cocina ni en sombra, fui directo para el fregado, imagínate, a $10.00 Dólares/USD la hora en la ciudad más cara del país, eso no me alcanzaba ni para comer.

 

Una semana después empecé a trabajar en una compañía de construcción como ayudante. Lo demás es historia.

 

¿Qué experiencia te enseño la decisión que habías tomado?

 

-Los errores, porque los fracasos de la vida debes tomarlos como grandes lecciones. Analiza y medítalos, ellos mismos hablaran por si solos. Lo primero que comencé a aprender fue que vivía en una sociedad que ha perdido el sentido de solidaridad, humanidad, despiadada, cada cual vive para sí mismo, tu propio vecino es alguien totalmente desconocido para ti. Por ejemplo, si caes al piso no te pueden tocar puesto que corres el riesgo de ser demandado.

 

Aquí a sociedad es muy fría y desconfiada. Te procuran un alto rendimiento laboral excesivo. Marx afirmo que el valor de una mercancía se mide por ‘el tiempo de trabajo socialmente necesario para su producción’, pues aquí es una constante diaria en tus oídos por tus superiores.

 

Reconozco que el rendimiento de la jornada laboral es un concepto moral del hombre., pero aquí te explotan el organismo por la avaricia de las ganancias que el privado se embolsilla de forma particular, y no estoy generalizando, puesto que también he conocido empresarios muy justos y consecuentes con sus trabajadores, pero son los menos.

 

Desde un principio y durante toda mi vida he tenido el hábito de la lectura. Hoy poseo un librero cargado de testimonios y muchas obras sociales, y análisis políticos de todo tipo de actualidad. Esto me ha ayudado a conocer la raíz principal de todo el lastre del Mundo Globalizado en que vivimos.

 

Aprendí de El Nuevo Orden Mundial, sus raíces creadas por la Dinastía Rothschild y el reducido pero Satánico grupo que lo forman, de los cuales dependemos, de una forma u otra, todos los que habitamos la tierra.

 

También comprendí la inmensa fuerza de Poder Económico que poseen los enemigos a quienes nos enfrentamos. El odio y desprecio que sienten por las nobles causas y principios  que defendemos. Y pobre de aquel país que posea alguna riqueza natural que les interese, o peor, el petróleo que hoy es de su propiedad a nivel mundial. Es por ello que cuando veo a una persona hablando sin conocimientos sobre el sistema socialista cubano lo debato. El hecho de haberme quedado en Canadá me priva de atacar del mismo modo a muchos desagradecidos e inconformes que radican dentro de mi país, donde allí me limito de hablar a pesar de discrepar con sus escasas razones en la mayoría de los temas a los que se refieren.

 

Quiero dejar bien claro que el hecho de haberme quedado en Canadá, no me resta ni un milímetro sobre mis principios y conceptos patrióticos que he aprendido a considerar, ni me inhiben de desarrollar mi participación al respecto de los planes y la justa obra que ejerce, practica, la Revolución cubana.

 

Desgraciadamente en ocasiones he visto la reacción de algunos dirigentes en Cuba cuando conocen mi residencia actual. Declarando sin temor a equivocarme, que un gran sector de cubanos que vivimos aquí en Canadá, somos mil veces más confiables que algunos que se dan ‘golpes’ en el pecho gritando Patria o Muerte desde la isla, que no son más que unos oportunistas y corruptos.

 

Es un hecho que la razón de estar viviendo aquí me ha creado una perspectiva diferente de ver los puntos de vista en lo que respecta a los acontecimientos que se vienen sucediendo en la sociedad cubana. Y me estoy manifestando de modo positivo en contra de lo mal echo.

 

Fidel nos alertó del cuidado que se debía tener con no ser los responsables directos de destruir la Revolución que tanto sudor, sacrificio y sangre le ha costado al pueblo cubano, y digo pueblo porque ha sido el gestor principal de esa obra y en quien siempre confió nuestro Líder Histórico Fidel.

 

Por ejemplo, me mortifica llegar a una tienda de recuperación de divisas y encontrarme afuera un compatriota vendiendo artículos que se encuentran en falta adentro por acaparamiento. Desde mi punto de vista, el único delito que esa persona está cometiendo es la de no pagar una Licencia, o pagar impuestos, a la sociedad en que vive por el modo que descubrió para ganarse la vida.

 

Hay cientos de mis compatriotas pagando con su sudor los recursos necesarios para sufragar los gastos de salud y educación que se necesitan en el país para garantizar tan importante servicios de un país. Esto es un caso sencillo que señalo como ejemplo, puesto que dan pie a los comentarios de muchos ilusos acá para acusar al Estado cubano, sin tener una mínima idea de toda una gama de presiones económicas que aun limitan al Gobierno. El echo en si del proceso de transición económica por la que pasa el país, y las aperturas que se han sucedido con países y compañías extranjeras, han destacado aislados casos de corrupción que se deben seguir muy de cerca para que en el futuro no se conviertan en una proliferación de costumbre como sucede en otros países.

 

Recientemente visite a mi familia y amigos en Cuba, me en un almendrón (autos clásicos de los años 50), al acomodarme en el asiento delantero junto al chofer, me enfrente cara a cara con el aromatizante de autos que prendía del espejo retrovisor, su diseño era ni más ni menos que la imagen de la bandera estadounidense. No tengo nada en contra de la insignia nacional de millones de estadounidenses, nobles y de grandes valores que posee ese pueblo vecino y tan distante del mío, me refiero al sistema, a las administraciones, que tanto daños les ha causado a mi país, a mi pueblo, desde el primer momento que declaro su determinación de declararse soberana.

 

Tampoco estoy en contra del derecho que posee cada cual de pensar como le venga en deseos. El chofer era un muchacho joven, muy agradable y respetuoso. El auto lo había rentado el amigo que vino a recogerme al aeropuerto. Porque 3 meses antes rebusque por cielo, mar, tierra he internet la posibilidad de rentar un auto y no lo conseguí hasta 10 días después de estancia en La Habana.

 

Recuerdo que me llegaron a decir: ‘No mi hermano, nos han estado ofreciendo hasta $300 y no podemos dárselo’. Conversando con un compañero de una de las agencias para tratar de rentar un auto, un señor que estaba a nuestro lado interfirió en la conversación y le dijo sobre un inmenso parqueo de autos nuevos para el Turismo en no recuerdo que Zona a la salida de La Habana, no sé si era cierto o no. Lo que sí puedo señalar con seguridad es los comentarios negativos que esto estaban causando y a lo que deben chequear entre los servicios con prioridad en este sector tan susceptible que es el turismo.

 

Le pregunte al chofer que me recogió en el aeropuerto, ¿el auto es tuyo? (contesto) ‘ojalá, es de un amigo que me lo presta para buscarme unos pesitos’. Entonces fue cuando le pedí de favor, ‘¿sin que te pongas bravo, me puedes guardar la banderita americana durante el viaje?’ ‘Lo que usted diga Mayor’. Esas fueron sus únicas palabras, lo demás fue un hecho.

 

El país se quiere mucho más cuando te alejas de él, es cuando lo extrañas más, esa es la mayor experiencia que he aprendido después de aquella desacertada decisión.

 

¿Te sientes limitado cuando visitas Cuba?

 

-No en lo absoluto, jamás nadie en Cuba me ha hablado nada al respecto. Como te decía anteriormente, en ocasiones solo he visto como se retiene alguien cuando conoce de mi procedencia, pero créeme que no me preocupa ni lo culpo, puesto que son muchos los de acá que van a hablar cascaras de piña y especular cuando en realidad se están comiendo un cable cargados de deudas.

 

Mi conciencia se hizo mi fiel amiga y compañera. Parece cosa de loco, pero en ocasiones en mis vacaciones en Cuba, cojo una cuchara, nivel y martillo de albañil y me paso el día poniendo bloques en una escuela, policlínico o cualquier otra obra que se esté ejecutando cerca en el pueblo, desde luego, con previa autorización de la dirección de construcción de mi municipio.

 

Cuando estoy en Cuba, es como si nunca me hubiera ido, allí están los mismos compañeros conque me fui desde muy temprana edad para las ‘Columnas Juveniles Agropecuarias’ en Motembo, La ‘Brigada Comunista de Construcción y Montaje’, y los de la fábrica de Fertilizantes de Cienfuegos, quienes participamos en el ‘Contingente XXV Aniversario del Moncada’ en Ciego de Ávila, también los de ‘La Columna Juvenil del Mar’, los de la ‘Flota Pesquera’. Durante mi estancia en mi pais la pasamos en el patio de cualquier casa con un puerquito, yuca con mojo, frijoles negros, etc., lo tradicional.

 

Mi estancia en mi país, es no solo revivir mis mejores recuerdos, es alimentar mi alma, te puedo asegurar que la paso mejor que si me hospedo en un hotel cinco estrellas. Allí están los mas jóvenes con sus preguntas curiosas de como es este mundo por acá. Entonces les explico la realidad de ‘EL SUEÑO AMERICANO’. De cómo me paso un año ahorrando para poder visitarlos, y por supuesto, también quedándome un poco endeudado, pero no me importa.

 

Gracias Pedro, en realidad me sorprendiste con tu elocuente y sincera entrevista. ¿Tienes algún mensaje?

 

-Si, por supuesto, que como dije al principio,  HOY MAS QUE NUNCA SOY EL FRUTO DE UNA REVOLUCION DIGNA, JUSTA Y NOBLE. Que todo el esfuerzo que hagamos por defenderla donde quiera que se viva; hoy más que nunca nos necesita a todos los agradecidos, puesto que ahora la voluntad para ello ha de ser doble, porque ahora es un compromiso con quien a pesar de no estar físicamente, sentimos su presencia con el amor a la patria que vio nacer.

 

Llevo en mi mente, en mi corazón, a mi viejo (papa), a Toni Alomas, Pepito Tey, Otto Parellada, José Luis Tassendes, y por supuesto, nuestro LIDER HISTORICO FIDEL. Con cada uno de los compañeros Internacionalistas caídos en el cumplimiento de su deber.

 

Que seamos prudentes con cada paso que demos con respecto de las nuevas ‘RELACIONES’ con el país vecino.

 

Mis más cordiales saludos a todos y cada uno de mis compañeros de ArgosIs-Internacional. ¡Que viva Raúl!!! . Muchas Gracias

 

“La sociedad no puede ser enemiga de sí misma... Si un medio de comunicación no está aportando y contribuyendo a la elevación educativa, cultural y espiritual de todos sus miembros merece ser cerrada, así de simple... Debido a que la propiedad de los medios de comunicación no es la libertad de expresión de la sociedad”...

 

‘ArgosIs-Internacional’ es una Agencia de Información en la Red, de carácter social (POR AHORA) con sede en la Ciudad de Miami, Florida, Estados Unidos; fundada en 1991… Web: http://www.argosisinternacional.com… Miembro de la ‘Federación Latinoamericana de Periodistas’ (FELAP)… Web:  http://www.felap.info...

Please reload

Publicaciones Recientes

TNT Primera víctima

25/03/2020

1/10
Please reload

Please reload

Categorías