Cuba: Otra vez, nuevos Castaño

 

CUBA… ARGOSIS: DICIEMBRE 16 DE 2016…

 

Lic. Arturo Chang*

Colaborador.

ArgosIs-Internacional…

 

Cada vez que se dejan resquicios legales o de procedimiento en cualquier esfera de la vida surgen o reaparecen los vividores...

 

Me quejaba: Hay gente que quiere ganarse en una mañana lo que un científico o un médico, que hace trasplantes de órganos, reciben como salario en varios meses.

 

Sin levantar la vista de un montón de cuartillas que debía revisar con vistas a publicar en el periódico Vanguardia, dijo: “Esos son los Castaños de nuevo tipo”. Era la voz del jefe de redacción del diario de Villa Clara, Roberto González Quesada, un hombre que se había incorporado al periodismo desde muy joven en Cienfuegos, zona donde don Nicolás Castaño se hizo millonario.

 

Casi todos los colegas presentes hicieron un comentario en el cual aludían a que los ciudadanos de origen chino radicados en Cuba eran muy ahorrativos y hacían el dinero centavo a centavo, pero que esos cubanos a los cuales me refería querían ganar en un día lo que los asiáticos tardaban meses y años.

 

El Robe (o el Patriarca, como gustaba decirle su sobrino Pedro de la Hoz) me recomendó leer la página 3 de la edición del domingo 18 de diciembre de 1978, donde él había publicado sus opiniones sobre el tema en el artículo “El millonario Castaño y los Castaños de nuevo tipo”.

 

He aquí algunos fragmentos:

 

“Llovía de manera inclemente, pero Nicolás, mozalbete fornido, no se detenía. Tras caminar tres kilómetros, empapada su única muda de ropa, llegaba a su destino: la bodega de un pariente en Cienfuegos. Buscaba trabajo, y este, por razones consanguíneas, se lo dio. Almuerzo, comida, un rincón en la trastienda donde dormir, y ¡10 centavos diarios de salario!”.

 

”Sin embargo, al mes, el nuevo dependiente tenía ahorrado un peso macho bien sonante y, encerrándolo en el puño, aseguró al tendero que sería el primero de su primer millón.

 

”¿Premonición de un futuro o voluntad indomable para labrárselo? A los 5 años poseía tienda aparte, a los 10, era ya un almacén. A los 15, centro importador con casas matrices en la Perla del Sur, La Habana, y Santiago de Cuba. A los 20, incorporaba la esfera bancaria. Y a los 25, la expansión tocaba Puerto Rico, Nueva Orleans, Nueva York y Madrid con oficinas de transacciones financiero-mercantiles. Además, negocios de refracción cafetalera en Las Villas y Oriente, acciones numerosas en la industria e inversiones en inmuebles”

 

“De poca cultura literaria, pero con tremendo ingenio, contaba el secreto de su éxito: ‘Lo importante es sacrificarse primero, apretarse el cinto hasta tener un fondo operativo de arrancada que garantice no fallar en los pagos, dar la sensación de ser dueño de recursos sólidos. Lo demás viene solo. Al que tiene, le dan créditos, y al que no tiene, se lo niegan. Así es la vida. Cuando me reafirmé en todas partes me abrían las puertas. Y pude concretar una forma de importar especialísima: La mayor parte de las mercaderías las tenía ya vendidas y me daban 30 días de gracia después de llegar al puerto. Las distribuía directamente desde los muelles, y solo la porción menor iba a mis almacenes. De hecho, liquidaba al exportador con el propio resultado de la venta. ¡Y es más, muchas veces sobre la base del nombre, sin contar en los bancos con el activo suficiente, me servían cuantiosos encargos!’”.

 

Al final de su nota, Roberto sentenció:

 

“Pero con los tiempos cambian los métodos. Nadie supuso que don Nicolás habría de ser superado. Hoy, sin embargo, merolicos, elementos malversadores y vividores de toda laya, hacen su agosto a costa del consumidor o de los bienes del Estado, en una sociedad levantada sobre el principio del trabajo y la ausencia de la explotación del hombre por el hombre. De no ponerlos la ley tras las rejas, que es donde tienen que estar, y persistir el descontrol de la economía, se harán millonarios en muchísimo más corto lapso que el empleado por Nicolás, que necesitó un cuarto de siglo para serlo. Son los Castaño de nuevo tipo”.

 

Lo que sucedió después de la lectura pudo haber sido una charla ocurrida hace unos minutos y no en el ya lejano 1990:

 

—Robe, eso lo escribiste en 1978 pero tiene vigencia hoy…

 

—Y seguirá teniendo vigencia cada vez que les demos un chance. Y barranca abajo, sin freno, acabarán con todo.

 

NOTA: Como quien añade algo que no quiso incluir dentro del texto, Roberto escribió: “Al triunfo de la Revolución hacía rato que don Nicolás Castaño había fallecido, pero su heredero Nicolasito fue tan astuto como él. Pronto captó el matiz del proceso y giró el grueso del capital y valores al exterior, mucho antes de que se produjera la nacionalización. Luego puso mar de por medio”.

 

Fuente: http://www.cubahora.cu/blogs/el-foro/otra-vez-nuevos-castano

 

*Lic. Arturo Chang… Graduado en Periodismo y Ciencias Sociales en la Universidad de La Habana, Cuba-1972/1986... Columnista de la sección «A la vista» Periódico Vanguardia, Villa Clara, Cuba… Colaborador de la Agencia de Información ‘ArgosIs-Internacional’ (www.argosisinternacional.com)…

 

**Este Artículo, Declaración, Documento, Etc., escrito por nuestros COLABORADORES, necesariamente no tiene que reflejar en su totalidad nuestra Línea Editorial… Nuestro propósito es establecer el vehículo de información que les permita a los demás formarse su propio criterio, especialmente en los acontecimientos políticos, económicos, etc., que inciden, directa y/o indirectamente, en cada uno de nosotros… "La educación y la instrucción no consisten en rellenar la mente de ideas ajenas, sino en estimularla para que produzca sus propias ideas"… Ahora les corresponde a ustedes hacer sus propias conclusiones…

Please reload

Publicaciones Recientes

Cuba: Medidas económicas y posible impacto en la emigración (CON DOS POSDATA DE MARCOS JESUS)

06/08/2020

1/10
Please reload

Please reload

Categorías